Banner

Por Noé Cruz Serrano
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- El próximo 21 de marzo, tres días después de aniversario de la Expropiación Petrolera, se cierra el ciclo de 76 años de Petróleos Mexicanos (Pemex), como la única empresa encargada de las tareas de hidrocarburos en México sin competencia.
Como lo establece la recién aprobada Reforma Energética, en esa fecha Pemex deberá someter a consideración de la Secretaría de Energía (SENER) las áreas y campos que desea seguir explotando, pues con la apertura del sector deberá enfrentar, a partir de 2015, la competencia de petroleras como ExxonMobil, ChevronTexaco, Royal Dutch Shell, British Petroleum, Petrobras o ConocoPhillips, entre otras, que buscarán contratos para exploración y explotación en territorio nacional.
En este escenario están involucrados 21 activos que conforman el actual Portafolios de Inversiones de la industria petrolera (Plan de Negocios de Petróleos mexicanos y sus Organismos Subsidiarios 2014-2018).
En 2015, estos proyectos requerirán inversiones del orden de 272 mil 435 millones de pesos, de acuerdo con el calendario de inversiones de Pemex Exploración y Producción (PEP) que cada año se entrega a la Secretaría de Hacienda.
Entre estos activos en desarrollo destacan: Ku-Maloob-Zaap, con 62 mil 470 millones de pesos (mdp); Cantarell con 40 mil 360 mdp; Tsimin-Xux, 18 mil 834 mdp; Chuc, 17 mil 77 mdp; Yasche, 16 mil 795 mdp; Crudo Ligero Marino, 16 mil 205 mdp; y, Chicontepec, 11 mil 105 mdp.
Además, entre los proyectos de exploración, en donde tentativamente está el interés de las grandes petroleras, está Área Perdido, en los límites marítimos fronterizos con Estados Unidos, se prevén inversiones por ocho mil 946 mdp en 2015 y se estiman recursos petroleros no convencionales por casi ocho mil millones de barriles.
Otro de los activos donde se concentra el mayor volumen de hidrocarburos no convencionales es el conocido como aceite y gas de lutita, donde pretenden invertir siete mil mdp el próximo año y calculan recursos prospectivos por 60.2 mil millones de barriles de crudo equivalente (seis veces las reservas probadas actuales de México).