Por Ricardo Gómez
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- Las dos Cámaras del Congreso de la Unión resguarda un acervo de obras de arte con un valor cercano a los 100 millones de pesos.
En instalaciones del Senado y la Cámara de Diputados, en pasillos, salones y oficinas se tienen inventariadas mil 353 obras, aunque esta última es la que atesora más acervo, con mil 19 piezas.
Las obras van desde banderas, bustos, medallas, trofeos, platos, fotografías, monedas, esculturas y hasta pinturas.
En el Senado, como parte de ese acervo, hay retratos de los presidentes de ese órgano, cuyo costo oscila entre los 46 mil y los 77 mil pesos, hasta objetos con gran valía histórica como un pastillero de bolsillo francés, que perteneció a Benito Juárez, con valor de 23 mil pesos.
Entre los retratos de ex presidentes de la Cámara Alta, mandados a hacer con dinero público, destacan el del ex candidato presidencial del PAN, Diego Fernández de Cevallos, con valor de 46 mil pesos; del ex gobernador de Sonora y actual coordinador de los diputados del PRI, Manlio Fabio Beltrones, con precio de 58 mil pesos; del priísta Enrique Jackson (46 mil pesos); del candidato a reelegirse en la presidencia del PAN, Gustavo Madero (77 mil 777) y el aspirante a la dirigencia del PRD, Carlos Navarrete (46 mil 400 pesos); de los panistas José González Morfín (46 mil 400) y Santiago Creel Miranda (58 mil pesos), entre otros. Un gran número de estos objetos, como los retratos de la Cámara Alta, están distribuidos en los edificios del Senado.
Estos se ubican en la vieja casona en la calle de Xicoténcatl número 9, antigua sede del Senado, en el Centro Histórico; Donceles 14; Madrid 62 y Reforma número 135, en la avenida Reforma, la nueva sede.
De acuerdo con solicitudes de transparencia realizadas por El Universal, el Senado cuenta con 334 obras que a lo largo de estos años ha adquirido, o le han sido obsequiadas, y que en total suman 12 millones 860 mil 644 pesos.
En tanto, en la Cámara de Diputados su acervo —de mil 19 obras— está cotizado en 85 millones 485 mil 675 pesos. Entre ambas cámaras se arroja el gran total de 98 millones 346 mil 319 pesos.
La Cámara de Diputados presume en su haber la obra más costosa. Se trata de una pintura llamada “Alegoría a la democracia” en bronce patinado, de José Chávez Morado, que vale 30 millones de pesos.
De esta obra se desconoce su origen y sólo se señala que se realizó avalúo para ingresarla al patrimonio de ese órgano legislativo.
En la colección del Senado, la obra más cara se denomina “Senado de la antigua república de Tlaxcallan”, de 2.3 millones de pesos.
De un gran número se desconoce su procedencia, pero otras han sido obsequios al Congreso.
Por ejemplo los senadores cuentan con un reloj de bolsillo, valuado en 46 mil pesos, del cual se señala: “Se desconoce procedencia”.
El pastillero de Benito Juárez, por ejemplo, fue un regalo aunque no se aclara de quién o quiénes. De un busto de Juárez, tasado en 186 mil pesos, se ignora la procedencia.
Al ser consideradas obras de arte muchas de ellas, es necesario darles mantenimiento. Sin embargo, el Senado detalló en su respuesta que no da ningún tipo de acción de esa naturaleza. “No se les da mantenimiento”, señala el oficio generado por la unidad de transparencia.
En la Cámara de Diputados se informó que el mantenimiento “es de carácter preventivo consistente en limpieza general de las mismas, cuyo costo está considerado en el correspondiente servicio integral de limpieza de este recinto”.