Por Mario Alberto Verdusco
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- La mayor preocupación financiera de los mexicanos es mantener o mejorar el actual nivel de vida tras la pérdida de ingresos ya sea por quedar desempleado o como consecuencia de una enfermedad, reveló una encuesta de la aseguradora Genworth.
De acuerdo con los resultados, uno de cada dos personas manifestaron esa inquietud, dejando atrás otros aspectos como el pago de deudas, la creación de ahorros o dejar una herencia.
El reporte detalló que esa preocupación se concentró principalmente en la población femenil, ya que 55% de las encuestadas se inclinaron por esa respuesta.
También los mayores de 45 años que participaron contestaron que la pérdida de ingresos por desempleo o enfermedad es su principal preocupación financiera.
“El informe muestra que, al parecer las personas se preocupan por su mantenimiento o la mejora de nivel de vida actual con la amenaza de la pérdida de ingresos a causa de desempleo o de enfermedad”, dijo el director general de Genworth Lifestyle en México, Jaime Massieu.
La encuesta reveló que la segunda principal preocupación es la independencia financiera, es decir, ser capaz de pagar los bienes de consumo necesarios sin ayuda de los demás.
Dicha inquietud generó 43% de las respuestas.
En tercer lugar y con 42% de las contestaciones se ubicó la inquietud de mantener los actuales niveles de vida en el momento de la jubilación.
Sin embargo, el estudio destacó que a pesar de que los mexicanos muestran preocupación por mantener su estilo de vida tras la pérdida de ingresos por desempleo o enfermedad, tampoco han tomado acciones enfocadas a mejorar su seguridad financiera.
Y es que sólo 9% de los mexicanos encuestados manifestaron tener algún tipo de seguro para proteger su crédito (que esencialmente abarca pagos como los de hipoteca, préstamos personales o tarjetas de crédito que quedan descubiertos si el deudor no puede trabajar debido a un desempleo involuntario o a una enfermedad).
Otro dato que arrojó el estudio revela que tres de cada 10 mexicanos no tienen ningún tipo de ahorro, seguros o fondos de pensiones.
La encuesta, que también abarcó la percepción de los mexicanos sobre sus circunstancias de hoy comparado con hace cinco años, mostró que para 43% de los participantes las condiciones actuales son mejores, contra 44% que afirmó que son mucho peores.
El reporte de Genworth destacó que esos resultados reflejan la situación económica en México, luego de sufrir la peor pérdida de la producción en América Latina durante la recesión de 2008-2009. Sin embargo, también muestra una recuperación que culmina con las recientes calificaciones otorgadas por Moddy’s, Standard and Poor’s y Fitch.
“La economía de México se ha recuperado de los peores problemas financieros globales de los últimos cinco años, relacionados con varias economías de América Latina, incluyendo Brasil. Sin embargo, esto no es garantía para que México sea inmune a futuras dificultades económicas mundiales”, de acuerdo con Massieu.
Añadió que el gobierno ha mostrado ambición en sus reformas fiscales y en los planes de alcance nacional para implementar el bienestar en caso de desempleo.
“En este contexto y, en estos tiempos de incertidumbre económica, creemos que hay una necesidad de una mayor colaboración entre los sectores público y privado. Los seguros privados para proteger a las familias de los cambios en su situación financiera, incluido el desempleo involuntario, enfermedad grave o accidente, tiene un papel más importante para ayudar a las familiar a cubrir los compromisos financieros existentes y mantener su nivel de vida cuando ocurra un evento inesperado”, concluyó Massieu.