Por Antonio Baranda

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- La Secretaría de Gobernación retiró en julio de 2013 la escolta personal al alcalde panista de Tanhuato, Gustavo Garibay García, quien fue asesinado el sábado al salir de su domicilio, en el Centro del Municipio que gobernaba.

Así lo informaron fuentes de la dependencia, quienes revelaron que la custodia de la Policía Federal (PF) duró nueve meses, ya que inició en noviembre de 2012, al mes siguiente de que el edil sufrió un atentado y un mes antes del cambio de Gobierno Federal.

La decisión de retirar la escolta, precisaron, se tomó a partir de un análisis de riesgos elaborado por la Comisión Nacional de Seguridad y la PF. No obstante, indicaron que ya se revisan los oficios relacionados con tal determinación.

“Para autorizar y/o retirar un servicio de esa naturaleza, el Gobierno se basa en una evaluación tanto de los antecedentes como de los sucesos presentes y las amenazas latentes y vigentes”, señalaron.

Las fuentes de la SEGOB indicaron que el grupo de escoltas que estuvo a cargo de la seguridad de Garibay García, estaba compuesto por 20 elementos especializados de la corporación federal.

Reforma publicó ayer que el 21 de agosto de 2013, en una reunión con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, el presidente municipal pidió personalmente que se le devolviera la custodia de la PF.

Una semana después, el PAN en Michoacán envió escritos al entonces gobernador interino, Jesús Reyna, y al ex coordinador de la PF en la Entidad, Teófilo Gutiérrez, para que se restituyera la escolta ante lo que consideraron “total estado de vulnerabilidad”.

En 2013, apuntaron las fuentes, no sólo se le retiró la escolta federal al alcalde de Tanhuato, también a los presidentes de los municipios de La Piedad y Vista Hermosa. Sólo un edil de la región de la Tierra Caliente conservó la custodia desde entonces y la mantiene a la fecha.

Osorio Chong afirmó el 8 de noviembre de 2013 que no era posible proteger a cada uno de los alcaldes de forma individual. Asimismo, conminó a aquellos que han recibido amenazas del crimen organizado a colaborar con el Gobierno Federal.

“No podemos ponerles un cuerpo de seguridad a cada Municipio, a cada presidente municipal”, dijo tras la muerte del alcalde de Santa Ana Maya, Michoacán, Ygnacio López Mendoza.

“Ellos tienen que cooperar para regresar la seguridad a su Municipio y no pueden justificar la no participación con que están amenazados”, agregó.