Banner

Anuncia Gobierno Federal proyecto para los próximos cuatro años

Por Francisco Reséndiz

EL UNIVERSAL

TECATE.- Al firmar el Plan Nacional Hídrico, el Presidente Enrique Peña Nieto dijo que se van a destinar a este rubro hasta 300 mil millones de pesos en los próximos cuatro años.

En una gira de dos días por la península de Baja California, Peña Nieto indicó que es menester dejar para otros escenarios la disputa política, pues a quienes tienen la responsabilidad de gobernar sólo les debe ocupar trabajar.

“A diferencia de hace unas décadas y algunos años”, el agua es un recurso mucho más escaso y más difícil de llevar a la población, explicó el Mandatario.

Agregó que se trabaja para renovar el marco legal y proponer al Congreso de la Unión una nueva Ley General de Aguas que recoja los nuevos retos, desafíos y mecanismos legales que tendrá el Estado mexicano para hacerles frente.

Tras inaugurar la presa Las Auras, que tuvo una inversión estatal y federal de más de 183 millones de pesos, subrayó que el gran reto que tienen los tres niveles de Gobierno es como asegurar que la población tenga el debido abasto de agua.

Acompañado por su esposa, Angélica Rivera, en un diálogo informal con los pobladores de la zona, Peña Nieto agregó que el reto contempla además, como asegurar agua para la producción agrícola, hacer un mejor uso de aguas tratadas y lograr un mayor volumen.

Ratificó que trabajará en todo momento cerca de los 31 gobernadores y el jefe del Gobierno del Distrito Federal, a fin de atender objetivos en los que se puedan sumar esfuerzos mas allá —señaló— del origen partidista de cada gobernante.



Exhorta a trabajar unidos

“Aquí lo que tenemos muy claro... estamos aquí por la confianza mayoritaria que la población de las entidades y de la República en general que nos ha confiado y creo que lo que espera de nosotros, es que sumemos esfuerzos y trabajemos unidos.

“Dejemos para otros escenarios la disputa política. A los que tenemos hoy la responsabilidad de gobernar, sólo nos ocupa trabajar y servirle a todos los mexicanos”, aseguró el Presidente.

Indicó que este año la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) tiene un presupuesto de 31 mil millones de pesos, el doble de la inversión realizada en 2013.

Advirtió que se estima que las obras de infraestructura hidráulica para enfrentar el reto de agua que tiene el País, tendrán un costo de entre 250 y 300 mil millones de pesos a realizarse entre 2015 y 2018.

El Presidente de la República explicó que el Plan Nacional Hídrico está inscrito en el desafío de lograr una mejor gestión, administración y uso de un recurso cada vez más escaso y más difícil de llevar a donde es demandado.

“Cada vez cuesta más trabajo encontrar agua y llevarla a donde es demandada y ya no es sólo perforar pozos, cada vez hay que perforar a mayores profundidades y a veces no se puede asegurar que haya agua en el subsuelo”, explicó.



Los retos de la administración

Comentó que incluso hoy se tiene que traer agua del mar y desalinizarla con un mayor costo para que sea potable, o construir acueductos que cruzan por debajo del mar, como en Campeche, para atravesar zonas de difícil topografía.

Detalló que el Plan Hídrico contempla la ampliación del Sistema Cutzamala con la construcción de un acueducto de más de 70 kilómetros, para garantizar agua a la zona metropolitana del valle de México, la más poblada del País y una de las más grandes de todo el mundo.

“Esos son los retos que hoy tenemos en materia de agua y hoy está aquí claro el compromiso para que el Gobierno de la República pueda estrechar esfuerzos con los gobiernos estatales y municipales y poder realmente garantizar el abasto de agua”, manifestó el Presidente.

David Korenfeld Federman, director de la Conagua, detalló que el Plan Nacional Hídrico incluye, entre otras obras, el acueducto submarino para dar agua a Ciudad del Carmen, el acueducto de Monterrey, con un largo de 520 kilómetros, la ampliación del Sistema Cutzamala, abasto a Guadalajara y proyectos de utilización de agua de mar en la península de Baja California.

Flanqueado por el gobernador Francisco Vega, el Presidente Peña Nieto anunció que el Gobierno Federal extenderá el beneficio de subsidio a la energía eléctrica por más de 380 millones de pesos y se pronunció porque este llegue a los más pobres, además de destinar 820 millones de pesos en Baja California, particularmente a programas sociales.