Banner

Los investigadores dijeron que medicinas similares están siendo desarrolladas por Sanofi SA, Regeneron Pharmaceuticals Inc. y Pfizer Inc.

THE ASSOCIATED PRESS
WASHINGTON.-Una nueva clase de medicamentos experimentales puede reducir considerablemente el colesterol, aumentando las esperanzas de una nueva opción para las personas que no toleran el Lipitor y otras estatinas.
Los primeros estudios a gran escala de estas medicinas fueron presentados el sábado en una conferencia en Washington de la asociación American College of Cardiology (Colegio Estadounidense de Cardiología).
Varias compañías están desarrollando estos medicamentos para 70 millones de estadounidenses y millones más en todo el mundo que tienen altos niveles de LDL o colesterol ``malo'', un riesgo importante para la enfermedad cardíaca.
Tres estudios de la versión de Amgen Inc. de estas medicinas encontraron que redujeron el LDL en un 55% a 66% en comparación con un placebo y casi en la misma proporción si se lo compara con Zetia, de Merck, otro medicamento para el colesterol.
Sin embargo, los médicos quieren pruebas de que además de reducir el colesterol estas medicinas ayudan a evitar ataques cardíacos y muertes, algo que ya está probado en el caso de las estatinas. Aunque hay nuevos estudios están en marcha, Amgen dijo que buscará la aprobación para su fármaco este año sólo sobre la base de que reduce el colesterol.
El uso de Zetia ha disminuido desde 2008 cuando investigaciones demostraron que no ayudaba a prevenir los ataques cardiacos aun cuando lograba reducir el colesterol.
``Necesitamos agentes adicionales distintos de las estatinas `` para ayudar a los pacientes, dijo la doctora Hadley Wilson, cardióloga de Carolinas HealthCare System.
Casi todos los medicamentos para el colesterol actuales tienen décadas de antigüedad. Las estatinas como Lipitor, Zocor y Crestor frenan la producción de colesterol mientras que Zetia, que salió hace unos 10 años, ayuda a bloquear la absorción del colesterol en el intestino.
Los nuevos medicamentos bloquean una sustancia que interfiere con la capacidad del hígado para eliminar el colesterol de la sangre, pero su producción presenta algunos inconvenientes. Las estatinas son medicamentos genéricos baratos mientras que los nuevos fármacos son proteínas en lugar de productos químicos, cuya producción es costosa.
En los tres estudios de Amgen participaron cerca de 2.000 pacientes. En general, las tasas de efectos secundarios fueron aproximadamente las mismas que para el placebo o Zetia. En algunos estudios, los dolores musculares, las náuseas y algunos otros problemas fueron un poco más altos con el fármaco experimental.
Los investigadores dijeron que medicinas similares están siendo desarrolladas por Sanofi SA, Regeneron Pharmaceuticals Inc. y Pfizer Inc.