Centroamericanos mutilados, aún sin visa humanitaria

EL UNIVERSAL
TUXTLA GUTIÉRREZ.- El Instituto Nacional de Migración (INM) no autoriza aún las visas humanitarias a 15 centroamericanos mutilados por el tren en México, que llegaron a Tapachula el pasado 26 de marzo, en su ruta programada al Distrito Federal donde pretenderán entrevistarse con el Presidente Enrique Peña Nieto para exponerle los peligros que enfrentan los migrantes en el itinerario a Estados Unidos.
José Luis Hernández, presidente de la Asociación de Migrantes Retornados con Discapacidad de Progreso y Oro Honduras (Amiredis), denunció que los trámites y petición de ayuda a Migración y otras autoridades gubernamentales, se han reducido a la espera y la demora.
“Nos han dicho que esperemos tres semanas, 20 días, una semana; no sabemos en realidad cuánto tiempo porque no tienen una fecha pero si ellos quisieran el mismo día nos la podrían dar”, expuso.
Hernández, con 14 compañeros suyos, también cercenados por “La Bestia de Acero”, aguardan desde hace una semana en el albergue Jesús El Buen Pastor, en aquella ciudad fronteriza con Guatemala.
El hondureño lamentó la situación de vulnerabilidad y precariedad en que se encuentran en medio de la incertidumbre institucional.
“No nos han resuelto nada y ya no aguantamos, pues si cuando estábamos físicamente bien batallábamos en estas ciudades mexicanas, no digamos ahora que andamos en sillas de ruedas o con prótesis”, enfatizó.
José Luis Hernández aclaró que el único propósito es viajar a la Ciudad de México y exponer los peligros que acechan a los migrantes centroamericanos en suelo nacional, y retornar de inmediato a Honduras.
Han puesto “muchas trabas porque hemos averiguado que si quisieran podrían hacer los trámites el mismo día porque no queremos vivir en México, sino llegar al Distrito Federal para hablar con el Presidente Enrique Peña Nieto y otras autoridades y luego regresar a nuestro país”, afirmó.
En víspera de las celebraciones de la Semana Santa y de “los Vía crucis de migrantes” en la región, Hernández dijo que no existe voluntad de las autoridades para otorgarles los permisos legales de ruta al centro del país.
“Es triste, nos damos cuenta de la realidad del migrante, porque si no nos hacen caso cuando venimos en representación de 450 mutilados, no digamos todo lo que sufre un simple migrante que va solo y desprotegido”, aseveró.
Hernández, quien cayó desmayado y fue mutilado por el tren en el estado de Chihuahua, después de 20 días de viaje, dijo que si tuviera oportunidad de hablar con Peña Nieto, le dirían que “haga algo por los migrantes, ya que existen muchos riesgos y persecución en México y debido a la presencia de los grupos criminales es que uno se ve en la obligación de andar huyendo”.
Los migrantes indocumentados están tan “desprotegidos” en México que “hasta el barrendero se quiere aprovechar de ellos, no digamos los policías y los grupos de delincuentes”, clamó.