Staff
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Si contrata un crédito, recuerde que el banco que se lo otorgue ya tiene prohibido obligarlo a comprar un seguro en esa misma institución, si no lo desea.
Ayer, entró en vigor una disposición para quienes otorgan crédito, la cual prohíbe que condicionen la venta de un producto o servicio financiero a otro.
Esta práctica se conoce como venta atada, y durante mucho tiempo ha sido muy utilizada por los bancos que dan préstamos hipotecarios, ya que obligan a sus acreditados a abrir una cuenta en esa misma compañía para hacer los pagos de este financiamiento.
A la vez, en créditos hipotecarios y automotrices condicionaban la contratación de seguros de vida y de daños, pese a que el costo para el usuario podía ser menos competitivo que otros participantes del mercado.
Con la reforma, el banco ya no podrá obligar a abrir una cuenta de depósito como cuenta eje, a alguien que quiera contratar un pagaré liquidable al vencimiento.
Sin embargo, el banco deberá abrir una cuenta de cargo sin costo y cuyo único fin sea abonar y retirar de la inversión.
Aunque se prohíben las ventas atadas, los bancos podrán seguir ofreciendo paquetes integrales a sus clientes.
Si los bancos no cumplen, serían sancionados con 4 mil o hasta 20 mil salarios mínimos; para esto, es necesario que los usuarios presenten su reclamación en CONDUSEF.
La intención de prohibir las ventas atadas, según CONDUSEF, es estimular que las compañías de seguros tengan una mayor apertura en el mercado.