Banner

EL UNIVERSAL

CULIACÁN.- A Selene, profesionista, una voz amenazante y el cañón de un arma que se asomó por la ventanilla de su auto la paralizó por varios segundos. Hasta que se percató de la angustia de su hija comprendió que eran víctimas del despojo violento de su vehículo.

Un par de jóvenes, de apariencia estudiantes, esperó que salieran de un centro comercial. Una vez que ambas subieron a su vehículo, uno de ellos se enfiló hacia ellas, extrajo una pistola de entre sus ropas y se la colocó en la sien.

El estruendo de la orden -pidiendo las llaves y exigiendo que se bajaran-, así como la cercanía del cañón del arma la congeló, perdió el habla por varios segundos, hasta que comprendió la situación de riesgo en que se encontraban ella y su hija, estudiante de secundaria.

El otro delincuente, también armado, se ubicó en el lado contrario de la unidad, un compacto, modelo 2011. Una vez que se bajaron y entregaron sus pertenencias, ambos ladrones huyeron con el auto.

La acción no duró más de cuatro minutos, pero para las víctimas, duró una eternidad.

Fue a plena luz del día, a la vista de cientos de personas.

Esta escena se ha vuelto común en la capital del Estado, en donde las mujeres conductoras se han convertido en los blancos más visibles de bandas de roba carros.

Los registros del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) muestran que Sinaloa se encuentran en el segundo lugar del País en este delito, pues mientras el promedio nacional es de 47 casos por cada 100 mil habitantes, en la Entidad hay 129 robos de vehículos con violencia, una cifra sólo superada por el Estado de México, con 175 casos por cada 100 mil habitantes.

Con el paso de los años, el robo de vehículos con violencia se ha convertido en uno de los negocios más prósperos de las bandas ligadas a la delincuencia organizada.

De acuerdo con el SNSP, de 500 unidades sustraídas en 2000, para 2008, este delito creció a mil 608 casos y para 2011 el número ya ascendía a 5 mil 749.

Las bandas delictivas han concentrado su operación en la capital del Estado; de los 17 vehículos diarios que son robados, más de la mitad son en Culiacán.

El alcalde de Culiacán, Sergio Torres Félix, destacó que hace dos años se formó un grupo de élite en la Policía Municipal para combatir este delito, pero los índices casi no bajan; además, los robos están asociados, a menudo, a los homicidios dolosos.

El procurador de Justicia del Estado, Marco Antonio Higuera, indicó que en las investigaciones de asesinatos, entre las líneas a seguir se encuentra el origen de las unidades utilizadas, puesto que algunas circulan con documentación oficial, pese a que se encuentran con reporte de robo.

Por su parte, la titular del Instituto Sinaloense de las Mujeres, Elizabeth Ávila, dijo que preocupa la alerta emitida por el alcalde, en el sentido que las féminas se han convertido en los principales blancos de los despojos, pues consideró que no basta con que las mujeres asuman medidas preventivas, se requiere que las autoridades combatan con firmeza a las bandas.