Por Ruth Rodríguez
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- El cardenal Norberto Rivera Carrera celebró el Domingo de Ramos en la Catedral Metropolitana, con una nutrida asistencia de feligreses. Al bendecir las palmas, el también arzobispo primado de México les pidió a los creyentes que durante esta Semana Santa se fortalezcan en su fe, reflexionen en torno a la situación nacional y convoquen a la reconciliación.
Norberto Rivera pidió por las personas que fallecieron en los incendios forestales en Chile, así como por quienes murieron en el accidente carretero que se registró en Veracruz, en el que 36 personas perdieron la vida.
Durante su homilía rezó por las naciones que viven en conflicto “para que descubran el perdón que lleva a la paz”.
En su mensaje con motivo del Domingo de Ramos, el cardenal dijo que “con las palmas en las manos, no podemos quedarnos sólo en los elementos de una escenografía distinta a la de los demás domingos y mucho menos reducir nuestra asistencia al objetivo de llevarnos unos ramos que guardaremos como recuerdo”.
Explicó que las palmas que se bendicen este domingo en la Iglesia son un signo de reconocimiento a Jesucristo como Hijo de Dios. Agregó que la alegría de las palmas lleva consigo la mezcla de la amargura por el desconocimiento y el odio hacia Cristo.
Cada quien se coloca donde quiere, subrayó. “Entre aquellos que no se interesan por lo que está sucediendo; entre los que se acercan por curiosidad o quizá con morbo; entre los que siguen crucificando a Cristo presente en los más débiles; entre aquellos que intentan seguir a Jesús, y no pueden negar”.