Por Mar Zarrabal
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Lo que parecía impensable hace 4 años, ahora podría ser una realidad: México podría desplazar a Brasil como productor de autos en América Latina.
En 2009, la producción de autos de Brasil sumó 3.5 millones de unidades, 104 por ciento más que México.
Para 2013 todo cambió, ya que Brasil con una producción de 3.7 millones de autos superó con apenas 22 por ciento las 3 millones de unidades hechas en México, según estadísticas de la Organización Internacional de Constructores de Automóviles (OICA).
Esto sucedió porque en Brasil el sector creció a una tasa modesta, de sólo 4.1 por ciento en promedio anual entre 2009 y 2013. Con lo que pasó del sexto sitio como productor mundial al séptimo.
El contraste, la producción de las armadoras en México aumentó 18.5 por ciento cada año y el País pasó del décimo lugar al octavo a nivel mundial.
Según especialistas, la llegada de armadoras y el crecimiento de las ya establecidas podría amarrar el liderazgo.
“Literalmente es sentarnos a esperar, ya estamos posicionados, el aumento de IED (Inversión Extranjera Directa) se está viendo y la promesa de nuevas armadoras en el País podrían impulsar la producción”, explicó Juan Carlos Rivera, director de Administración, Mercadotecnia y Negocios Internacionales del ITESM, Santa Fe.
“Brasil está un tanto regionalista en el aspecto de la manufactura y las ventajas arancelarias van a sacar a flote el sector automotriz de México, se trata de no quitar el pie del acelerador”, agregó.
Por ejemplo, Nissan, principal productor en el País en los últimos tres años, comentó en entrevista que buscaría incrementar su manufactura.
“Integrando Nissan Aguascalientes 2, la compañía ve como una meta realizable a corto plazo la producción de un millón de unidades en el País”, dijo Herman Morfín, director de comunicación de Nissan Mexicana.
Recientemente, Peugeot señaló que evalúa la construcción de una planta en México; por su parte BMW y Hyundai podrían considerar al País como anfitrión para sus fábricas, aunque aún no han confirmado.
Sin embargo, la industria automotriz se muestra cautelosa ante tales pronósticos.
“Todavía falta para superar el nivel de producción de Brasil, tenemos estrategias distintas, ellos se inclinan hacia el mercado interno.
“Esperamos llegar a los 4 millones (de autos producidos) en 2018, pero no sabemos cómo va a estar Brasil, lo que sí hay que ver es buscar alianzas con ellos”, explicó Eduardo Solís, presidente ejecutivo de la AMIA.