Banner

“Te quieren ver en el cerro”, era el mensaje que recibían políticos para ver a Nazario Moreno


Por Benito Jiménez

AGENCIA REFORMA

APATZINGÁN.- Para acudir a “El Cerro”, los funcionarios de Michoacán no lo pensaban dos veces.

“Nadie tenía opción, o la persona iba o amanecía ejecutado”, recordó un ex funcionario en Morelia.

“Ser llamado a ‘El Cerro’ significaba citarse con líderes de Los Caballeros Templarios para ser regañado, advertido o cooptado, no había más”, narró un regidor en Apatzingán.

En ocasiones, “El Cerro” podía ser el rancho “El Jabalí” en Tumbiscatío; o “El Morado”, rumbo a Chiquihuitillo, en el Municipio de Apatzingán.

Pero también significaba que los funcionarios acudieran a La Fortaleza Anunnaki, lugar preferido de Nazario Moreno, “El Chayo”, cabeza principal de los Templarios, abatido el 9 de marzo.

Para llegar hasta ahí, desde Apatzingán, se requiere cruzar las localidades de Presa Rosario, Loma de Los Hoyos y Puerta de Alambre, después virar a la izquierda hasta El Alcalde, pasar cerca de Holanda y seguir hasta Guanajuatillo.

Desde una loma se puede observar la grandeza de la propiedad, enclavada al pie de la sierra.

Ahí “El Chayo” recibió a funcionarios del Gobierno de Michoacán; a legisladores, alcaldes, regidores, síndicos y colaboradores de los ayuntamientos michoacanos, coinciden testigos.

También a mandos de seguridad pública, quienes aportaron a “El Chayo” información sobre las operaciones federales.

La gente era llevada en camiones