Banner

Por Paloma Villanueva

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- Los nuevos criterios de la Secretaría de Salud que deben contener las etiquetas frontales de alimentos y bebidas, como sopas, galletas y jugos, fueron impugnados por organizaciones civiles.

El Poder del Consumidor y la Fundación Interamericana del Corazón dieron a conocer que el 15 de abril, día en que se publicaron los nuevos lineamientos de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), presentaron un amparo ante jueces de Distrito en Materia Administrativa.

De acuerdo con las recientes disposiciones, las nuevas etiquetas deberán contener información sobre el contenido total de grasas, sales y azúcares en kilocalorías y porcentaje del requerimiento diario recomendado y no en gramos.

Además se determinaron parámetros nutrimentales para que un producto cuente con un distintivo denominado sello de calidad.

Las organizaciones argumentaron que el etiquetado no es entendible para la mayor parte de la población, incluso, ni para los estudiantes de nutrición, según demostró un estudio del Instituto Nacional de Salud Pública publicado en 2011.

Además de que los nuevos lineamientos establecen como referencia un requerimiento diario de azúcar de 90 gramos al día (18 cucharadas cafeteras) mientras el criterio de la OMS es de 50 gramos como máximo tolerable, no como recomendación de ingesta diaria.

Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, consideró que el nuevo etiquetado representa un paso atrás en la lucha contra la epidemia de obesidad y diabetes ya que retoma los criterios de las Guías Diarias de Alimentación (GDA).

“Este es el mismo etiquetado que vemos en productos que ya están en el mercado. El etiquetado que ha tomado Cofepris, hasta por el tipo de diseño, es el mismo que el que desarrollaron las empresas con sus propios criterios y que fue criticado por expertos de nuestro País y que nosotros denunciamos desde 2010”, dijo.

Por otra parte, Calvillo consideró como una aberración que bebidas azucaradas y alimentos de elevada densidad calórica, a los que se les aplicó un impuesto por contribuir al sobrepeso y la obesidad, podrán ostentar el sello nutrimental de Cofepris que los avala como productos saludables.



Reclaman a Mercedes

Ayer se dio a conocer una carta abierta en la que el director de El Poder del Consumidor cuestiona a la secretaria de Salud, Mercedes Juan, si está de acuerdo con el etiquetado decretado por Cofepris.

“Dra. Mercedes Juan: ¿Está de acuerdo en que se imponga un etiquetado frontal que no es entendible por la población mexicana?, ¿está de acuerdo en que el etiquetado vaya en sentido contrario a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud?”, cuestionó el activista.