EL UNIVERSAL
MORELIA.- El gobernador de Michoacán, Fausto Vallejo Figueroa, dijo que “no hay ni un solo peso” para liquidar a los 97 policías estatales que fueron cesados la noche del miércoles y advirtió que “sólo con la ayuda del Gobierno (Federal) podremos dar el finiquito que corresponde a cada elemento”.
Los agentes fueron cesados porque no aprobaron exámenes de control y confianza y, en algunos casos, tienen averiguaciones penales encaminadas por haber participado en delitos vinculados al crimen organizado.
No podrán realizar labores de seguridad pública ni privada y sus datos serán boletinados en el sistema de Plataforma México.
Además, el pasado jueves, el comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, Alfredo Castillo Cervantes, anunció que “habrá una limpia total al interior de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) para la tranquilidad de todos los ciudadanos”.