Banner

Por Adriana Alatorre
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Los programas para enfrentar la inseguridad alimentaria en el País han fracasado por concentrarse en sólo una parte de la población o por su filosofía asistencialista, advirtió Luis Ortiz Hernández, especialista de la Universidad Autónoma Metropolitana.
“Mientras las personas no tengan un ingreso decente, con políticas de empleo y salario, será difícil que las campañas tengan éxito”, indicó el investigador del Departamento de Atención a la Salud de esa institución.
Reprochó que todos los programas se enfocan a las personas con inseguridad severa, que representan el 15% de los hogares, pero dejan fuera a los hogares en inseguridad moderada, que representan el 35 por ciento.
El investigador detalló que en los últimos gobiernos, incluyendo el actual, las políticas de combate a la pobreza se han focalizado a la población en extrema pobreza, cuando aún con esos programas la mitad de la población experimenta algún grado de inseguridad alimentaria.
“La inseguridad alimentaria ha sido estable, no se ha reducido, lo que demuestra que los programas son insuficientes. Mientras las personas no tengan un ingreso decente, con políticas de empleo y salario, será difícil que las campañas tengan éxito”, remarcó.
En el caso de la Cruzada Nacional contra el Hambre, impulsada este sexenio, apuntó, está enfocada en identificar a personas en extrema pobreza a las que se les proporcionan medidas compensatorias, pero no ayudan a salir de la inseguridad alimentaria.
Según un análisis realizado por el especialista, los hogares donde se registra con más frecuencia la inseguridad alimentaria son aquellos dirigidos por mujeres, con una persona que hablaba alguna lengua indígena o una persona con baja escolaridad; en los que el ingreso familiar es más bajo, están los ubicados en localidades semirrurales y rurales y en los que existen menores.
“La evidencia muestra que los adultos y niños que experimentan inseguridad alimentaria en sus hogares tienen mayor probabilidad de experimentar deficiente salud mental y física”, alertó.