Banner

La destrucción de unidades representa para el sector la pérdida de 150 millones de pesos

Staff

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- La industria del transporte de pasajeros ha perdido por lo menos 150 millones de pesos por la destrucción de autobuses en los últimos tres años.

Además, se ha visto obligada a cerrar varias rutas por la imposibilidad de operarlas con seguridad, reveló Gustavo Cárdenas, presidente de la Cámara Nacional del Transporte de Pasaje y Turismo (CANAPAT).

“En tres años se han quemado cerca de 45 (autobuses) por cuestiones realmente de estudiantes y también de la delincuencia. Ahora, por ejemplo, hay 20 autobuses tomados”, dijo tras participar en el arranque del Operativo de Semana Santa.

Las afectaciones por el crimen organizado se han concentrado principalmente en los estados de Michoacán y Tamaulipas, mientras que el secuestro y destrucción de unidades por parte de manifestantes es más común en Michoacán, Oaxaca y Puebla.

Las unidades perdidas apenas representan 0.15% de los 42 mil autobuses autorizados para prestar servicios de transporte de pasajeros, pero las afectaciones van más allá.

En 2010 y 2011, por ejemplo, Grupo ADO, que tiene presencia en el Golfo de México y el Sureste, canceló las corridas nocturnas a Reynosa y Matamoros, en Tamaulipas, ante una reducción de 20% en la afluencia.

En Michoacán, las corridas de Morelia a las comunidades de tierra caliente se han suspendido temporalmente en varias ocasiones, la más reciente apenas el 6 de abril.