Banner

Severos daños y sin luz en la zona de Huehuetlán El Grande, en Puebla

Por Jesús Lima

AGENCIA REFORMA

HUEHUETLÁN.- Siete personas murieron en la comunidad Santo Domingo Huehuetlán, en este Municipio ubicado en la zona mixteca de Puebla, después de que una tromba provocó un alud de lodo que arrastró autos y personas.

Entre las víctimas, de acuerdo al último reporte del Gobierno de Puebla, están cuatro niños y tres mujeres; una de ellas tenía siete meses de embarazo y se encontraba en la comunidad con un grupo de peregrinos.

La fuerte lluvia con granizo se registró alrededor de las 20:00 horas del miércoles, mientras fieles católicos celebraban la fiesta del Santo Niño de la Candelaria en esa localidad.

Según personal de Protección Civil, la tormenta ocasionó fuertes corrientes de agua que superaron el metro de altura sobre diversas barrancas.

El lodo arrastró y sepultó por lo menos cinco vehículos de los peregrinos que estaban estacionados sobre la calle Palmas, colindante con un río.

La mujer embarazada, María Rosario Valencia, de 24 años, cumplía una manda al Santo Niño de la Candelaria y quedó sepultada dentro de un automóvil. Sus restos fueron rescatados por elementos de los cuerpos de emergencia.

Otra fallecida fue Araceli Salas, de 30 años, vecina del lugar y quien estaba acompañada de Griselda Salas, de 10 años y Víctor Jiménez, de 11. Según testigos, la corriente los arrastró.

Sobrevivientes, como Gloria Alejandra, quien alcanzó a salir junto con su hijo de un auto que arrastró la corriente, lamentaron que el siniestro se hubiese registrado en un día de alta afluencia de visitantes.

“Alcancé a ver que toda el agua se venia para acá y lo único que hice fue bajar del coche con mi hijo y correr. Venimos del Distrito Federal, estamos aquí porque somos peregrinos y venimos a ver al Niño Divino, estamos aquí por una manda”, dijo.

Los trabajos para rescatar todos los cadáveres comenzaron poco antes de las 23:00 horas del miércoles y terminaron ayer después del medio día.

Nueve corporaciones con poco más de 300 elementos prestaron sus servicios y realizaron labores de búsqueda, rescate, limpieza y remoción de escombros.

Elementos del Ejército fueron desplegados por toda la zona y, además de proporcionar vigilancia, apoyaron en la remoción de escombros.

El gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, también acudió ayer por la mañana para supervisar los trabajos y, por la tarde, reportó que la situación en Huehuetlán el Grande se encontraba fuera de peligro.

En entrevistas radiofónicas admitió que la falta de infraestructura hidráulica contribuyó a la tragedia.