Staff
AGENCIA REFORMA
REYNOSA.- Elementos de tres patrullas de la Policía Federal Preventiva arrestaron, golpearon y les borraron fotografías a tres reporteros locales que grabaron manifestaciones en su contra de parte de vecinos de la colonia Ferrocarril Poniente.
Los federales sostenían escaramuzas verbales con las señoras de la colonia Ferrocarril Poniente, que protestaban alrededor de las 16:00 horas en cruceros de la colonia y luego en el puente internacional lanzando consignas contra las fuerzas federales por detenciones presuntamente arbitrarias que hacían en dicha colonia.
Los reporteros Guadalupe Castorena de La Tarde de Reynosa, Edgar Quintanilla de El Mañana de Reynosa y Fernando Mendoza de La Prensa de Reynosa tomaron imágenes de los hechos.
Pero los policías federales les pidieron que les entregaran las cámaras, Quintanilla y Castorena se resistieron y fueron golpeados a culatazos.
A los tres los despojaron de sus cámaras, junto con sus celulares y nexteles, y más tarde se las regresaron ya con el material gráfico borrado.
Las manifestantes argumentaban que los federales se metían “a lo loco” a las casas de la colonia Ferrocarril Poniente, sin órdenes de cateo.
Acicateadas por una lideresa, decidieron manifestarse con pancartas contra los agentes de la PFP porque sacaron a rastras estirándole los cabellos a una señora que identificaron como Kimberly de la Rosa y a un señor del barrio que arregla aires acondicionados.
“La señora va y viene al otro lado, allá trabaja, es ciudadana, y no se mete con nadie, Julio Alberto Maldonado Reséndez es el de los aires acondicionados, es de aquí”, expuso una señora.
“Enfrente de nosotros los sacaron y los golpearon, los echaron a las patrullas y se los llevaron”, dijo, “fuimos a hacer una manifestación al Centro, andaban los del periódico y vimos que los levantaron y golpearon bien feo delante de nosotros y se los llevaron”, reveló.
A las 17:30 horas, los reporteros Castorena y Quintanilla acompañados de otros colegas acudieron a la PGR a presentar una denuncia penal por agresiones y arresto arbitrario, a las 18:00 horas serían atendidos por estar los fiscales federales en horario de comida.
Explicaron que los llevaron a la orilla del Río Bravo y allí les borraron el material, luego los regresaron a la colonia Aquiles Serdán, contigua a la Ferrocarril Poniente.
“Ya no queremos a la PFP en las colonias”, “Fuera PFP. No Violencia”. “No más Inocentes”, rezaban las pancartas de las señoras.