Banner


Staff
AGENCIA REFORMA
MORELIA.- Siete muertos han dejado diversas batallas durante dos días en los límites de Michoacán y Jalisco, entre presuntos sicarios de los cárteles de Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el de Los Caballeros Templarios.
Los enfrentamientos comenzaron la madrugada del miércoles y se reanudaron la noche del jueves, en el municipio de Jiquilpan.
Informes de la Procuraduría de Michoacán señalan que en el tiroteo del jueves murieron cuatro personas abatidas a balazos, dos de las cuales fueron identificadas ayer como Marco Antonio Figueroa Barragán y Eduardo Barajas Gómez.
El primero de ellos quedó sin vida sobre la Avenida Circunvalación y el segundo en la entrada al bar K-ONE. Dos fallecidos más continuaban en calidad de desconocidos.
Los cuatro decesos ocurridos el jueves se suman a otros tres que dejaron los enfrentamientos registrados durante la madrugada del miércoles.
El gobernador Fausto Vallejo adjudicó estos embates a la disputa que sostienen grupos criminales y también a la embestida que han padecido esas bandas ante las autoridades.
“Por un lado es una conflagración ahí entre la delincuencia que quiere ganar territorio y por otro lado es la presencia de las autoridades estatales y federales”, dijo.
En conferencia de prensa, el priísta aseguró que la estrategia de seguridad se extenderá a todo el territorio estatal.