Banner

Las leyes en materia energética proponen que al 2017 ya no será necesario tener un contrato bajo esta figura contractual

Por Alejandra López

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- Pemex deberá competir para retener a las empresas que hoy venden la gasolina a través de su franquicia, pues las leyes en materia energética propuestas por el Ejecutivo marcan que al 2017 ya no será necesario tener un contrato bajo esta figura contractual.

Fernando González Piña, vicepresidente para el Valle de México de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo), explicó que si las empresas que representan a otras marcas ofrecen una mayor ganancia para los distribuidores, entonces irán con el otro proveedor.

En las leyes mencionadas anteriormente se propuso un artículo transitorio donde destaca que, para el 2015 y hasta el 2020, las gasolinas tendrán un precio tope para su venta final dictado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

En 2017, se eliminará la obligatoriedad de que las gasolineras sean marca Pemex y, para 2019, cualquier distribuidor podrá escoger a su proveedor de combustible porque ya no habrá monopolio para venta de primera mano.

No obstante, González Piña señaló que la petrolera tiene ventajas operativas que no tienen ni los gasolineros ni empresas alternas, pues los ductos de transporte y las centrales de almacenamiento seguirán perteneciéndole.

Para impulsar la competencia, se deberá ampliar la disponiblidad de estos sistemas de transporte.

Sin embargo, a un gasolinero no le será atractivo invertir en este negocio, pues la construcción de un ducto o de una terminal requiere una inversión cuantiosa y tardada, además de que posiblemente la demanda no justifique una infraestructura así.

“Debo poder disponer de una infraestructura que no es sólo ducto, también son pipas. Va a haber oportunidad de que uno se lo pueda rentar a Pemex o si alguien tiende una red de ductos, alquilársela, pero aún cuando yo tenga el dineral a un lado, son obras que no se hacen de un día para otro.

“Puede ser un buen negocio, pero será para alguien más”, explicó el empresario.

Cuestionado sobre la evolución que tendrá el esquema de ventas de gasolinas, González Piña destacó que cuando se tope el precio de la gasolina, el mercado de fidelidad será importante.

Esto, porque habrán empresas que colocarán una gasolinera al lado de una marca específica de tienda de conveniencia o de servicios específicos.

Al ligar dos servicios o más, se pueden dar beneficios adicionales a un cliente específico por su fidelidad a la estación de servicio que no se centrará sólo en la venta de combustible.