Por Alfredo González
AGENCIA REFORMA
MONTERREY.- La industria siderúrgica externó preocupación por las cuotas provisionales que impusieron autoridades estadounidenses contra las exportaciones de varilla de acero mexicana, pero confiaron en demostrar que no existe daño a los productores de ese País y así revertir la aplicación de la medida provisional.
Salvador Quesada Salinas, director de la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y el Acero (Canacero), dijo que las cuotas preliminares diferenciadas impuestas por el Departamento de Comercio de Estados Unidos, que van desde 10 hasta 60 por ciento contra la varilla de acero mexicana, provocan preocupación en el sector.
Advirtió que no existe daño a la industria acerera norteamericana, pues todo el comercio de acero con Estados Unidos se da en el marco del TLCAN y las importaciones totales de este país procedentes de México representan apenas un 4 por ciento de su mercado interno.
“La Canacero está segura de que las empresas mexicanas demostrarán que no existe daño a la industria acerera norteamericana, pues todo el comercio de acero con Estados Unidos se da en el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)”.
“Hay además una balanza comercial entre ambos países que es deficitaria para México en 2 millones de toneladas de acero y unos 3 mil millones de dólares”.
La Canacero estimó que esta realidad es seguro que sea considerada por la Comisión Internacional de Comercio de Estados Unidos (USITC, por sus siglas en inglés), para la resolución final en julio próximo.
“Seguramente se eliminarán estas cuotas preliminares”, previó Quesada.
Señaló que la Canacero espera que el caso sea resuelto mediante el diálogo y en el marco del TLCAN.