Por Abel Barajas
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Los 10 agentes de la Policía Estatal Acreditable de Tamaulipas detenidos el pasado 7 de mayo son investigados por, supuestamente, recibir pagos mensuales de 4 mil pesos para alertar a Los Zetas de los operativos federales en su contra.
Según fuentes federales, aunque en principio se dijo que estaban involucrados con el asesinato de Salvador de Haro Muñoz, director de Investigaciones de la Secretaría de Seguridad Pública estatal, ocurrido el 4 de mayo en Ciudad Victoria, en realidad son indagados por recibir sobornos del grupo criminal.
Los datos proporcionados indican que el pasado 6 de mayo la Secretaría de la Defensa Nacional recibió una denuncia anónima donde le reportaron que policías estatales, comisionados a la barandilla de esa ciudad, estaban en 2 patrullas esperando a que Los Zetas fueran a pagarles su cuota.
Los militares acudieron al sitio que les señalaron y localizaron las patrullas y a 7 agentes, quienes -según los militares- aceptaron que estaban en ese lugar porque allí llegarían a pagarles la cuota los comandantes apodados “El More”, “El Epa” y “Uriel”.
Con base en la información que el Ejército proporcionó a la PGR, los agentes detenidos dijeron que el dinero se los mandaban Los Zetas, en especial un mando delictivo apodado “El Comandante Ferrari”, quien les enviaba 4 mil pesos mensuales a cada uno de ellos.
El dinero era el pago por el aviso que daban los agentes al grupo delictivo sobre los operativos que realizaban los elementos del Ejército y autoridades federales, así como por informar y apoyar cuando un miembro de la organización criminal era detenido y llevado a barandilla.