Por Jessika Becerra
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- El mecanismo para dejar de recibir llamadas telefónicas sobre promociones y ventas de productos bancarios ha sido un fracaso.
El llamado Registro Público de Usuarios (REUS) se creó en diciembre de 2007 y solamente tiene registrados 200 mil usuarios de la banca, de un total de 50 millones.
Los cuentahabientes que no deseen recibir llamadas promocionales de las instituciones de servicios financieros a su teléfonos fijos o móviles, así como mensajes vía correo electrónico, deben registrarse en el REUS.
Pero en más de 5 años, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) solamente ha aplicado 5 multas a los bancos que no respetan el REUS, lo que podría reflejar que los afectados no se quejan.
También puede ser síntoma de que el proceso de reclamo es largo y complicado.
Para quejarse por recibir llamadas o correos estando registrado en el REUS, el usuario tiene que dar “aviso” de forma presencial en alguna oficina de CONDUSEF.
Este organismo tiene sólo cuatro delegaciones metropolitanas y 33 estatales en el País.
El afectado debe presentar identificación oficial y proporcionar los datos de la llamada o correo que recibió a fin de que CONDUSEF averigüe si el banco en cuestión incumplió con el REUS.
“Con el ‘aviso’... iniciamos el proceso de sanción con la queja documentada y la prueba recae en las instituciones financieras, no en el afectado”, comentó Luis Fabre, vicepresidente técnico de la CONDUSEF.