Por Verónica Gascón
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- La brecha salarial entre los mexicanos se hace más pequeña.
Según un análisis del Observatorio del Salario de la Universidad Iberoamericana de Puebla, esta reducción de la brecha entre quien gana más y quien gana menos, no se debe a la reducción de la desigualdad, sino a la caída de mejores salarios.
En el 2005, el número de veces que el salario promedio más bajo cabía respecto al más alto era de 30.
Para el año 2012, ahora es de 22 veces, según datos del INEGI.
“Se acortaron las brechas sí, pero porque la caída en los niveles salariales más altos fue más abrupta que en los más bajos, pero todos los salarios cayeron al final”, advierte el estudio.
Para Miguel Reyes, autor del análisis, los efectos de la caída del poder adquisitivo son una constante para toda población trabajadora, sin importar el nivel educativo más alto.
El experto añadió que se han acelerado las contrataciones en actividades que requieren personal poco calificado, como la construcción, maquiladoras y autoservicio que requieren mano de obra barata.
“Los empleos que se generaron a 2013 son de 1 a 2 salarios mínimos, gente sin preparación, son los que aumentaron salarios en términos reales. Pero no aumentó la demanda de trabajo para personal con licenciatura y posgrado”, subrayó en entrevista.
Explicó que cuando hay más oferta de trabajadores, los salarios se presionan a la baja y por ello se están perdiendo los incentivos para que se llegue a la educación superior.
Un factor adicional que contribuyó a que cayeran los niveles salariales más altos, es que a raíz de la crisis del 2008 una mayor cantidad de mujeres se incorporaron a puestos ejecutivos.
De acuerdo con la OCDE, la participación de la mujer en puestos directivos altos creció de 28 a 32% entre 2005 a 2012. Sin embargo, a las mujeres se les paga 16% menos que los varones en los mismos puestos.
Fiorella Mancini, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, consideró que actualmente es más difícil incorporarse en plazas de alta calificación y en condiciones adecuadas de trabajo.
Dijo que las oportunidades se han reducido por el deterioro en salarios, prestaciones e incremento del trabajo informal.