EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- La evolución de los principales indicadores macroeconómicos en el País permiten concluir que la economía estaba en recesión, al menos hasta febrero pasado, de acuerdo con el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).
En su reporte ‘Análisis económico ejecutivo’ estimó que sería constructivo que las autoridades aceptaran esta situación y fortalecieran la expectativa de que el entorno económico mejorará en la segunda mitad del año.
Ello, agregó, porque los resultados para marzo de algunas variables sugieren que febrero pudo haber sido el punto de inflexión de este periodo recesivo.
Si bien no se espera que el repunte de la economía sea suficiente para lograr una tasa de avance superior a 3.5 por ciento para todo 2014, al menos las autoridades deberían trabajar en generar y fortalecer un optimismo que facilite un entorno más atractivo para la inversión.
Refirió que cuando se creía que una vez eliminados los factores que inhibieron el crecimiento de la economía durante 2013 se vería una mejora importante y habría un boyante dinamismo económico en 2014, aparecieron otros que siguieron frenando la actividad productiva del País.
Así, agregó, este retraso en la recuperación económica se convirtió en una recesión.
Apuntó que la debilidad de la actividad económica de Estados Unidos fue uno de los factores que tuvo mayor incidencia en el freno del aparato productivo mexicano durante 2013, aunque comenzó a recuperar a finales de ese año, con la expectativa de que mantendría ese dinamismo y, por ende, impulsaría el repunte de la economía mexicana.
Sin embargo, acotó, nadie esperaba que factores climatológicos harían que toda la actividad económica en EU se frenara en los primeros meses del presente año, ocasionando un aletargamiento también en la producción de México.
No obstante, agregó, las autoridades hacendarias niegan rotundamente que la economía mexicana se encuentre en esa situación porque, dicen, “sería abiertamente incorrecto hablar que una economía que está creciendo estuviera en una recesión”.
Sin embargo, el organismo insistió que el gasto público hasta ahora no se refleja en un mayor crecimiento económico, y las exportaciones, si bien tuvieron un mejor desempeño, están lejos del ritmo que mostraba apenas hace dos años.