Banner

Por Jaime Hernández
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- En un voto de confianza al Gobierno de México, la subsecretaria de Estado adjunta para el Hemisferio, Roberta Jacobson, rechazó este martes que la ingobernabilidad o la crisis de violencia que se viven en entidades como Tamaulipas o Michoacán puedan servir como ejemplos de “Estado fallido” y reiteró el apoyo de Estados Unidos a la lucha sin cuartel que libra su vecino en la frontera Sur.
“Pueden estar bajo estado de sitio y necesitar del apoyo del Gobierno Federal, como ha sido el caso, una vez más, en el Estado de Tamaulipas, adonde el Gobierno ya está enviando a fuerzas de seguridad y fiscales. O como fue el caso, obviamente, de Michoacán, donde han operado estas organizaciones criminales transnacionales.
“Pero no creo que se pueda decir que toda la administración y el poder se hayan perdido en algunos territorios de México”, sostuvo Jacobson ante las dudas e interrogantes de congresistas que este martes reiteraron su preocupación al recurrente fenómeno de la violencia en la frontera Norte de México.
A sólo unas horas de la gira de trabajo que desarrollará en México el secretario de Estado, John Kerry, Jacobson se esforzó así por alejar al fantasma del “Estado fallido” que ha revoloteado de forma cíclica en el Congreso de Estados Unidos cuando se aborda la situación de violencia en algunas partes de la República Mexicana.
“Esta pregunta [sobre la posibilidad de que México se deslice por la pendiente de un Estado fallido] surgió con bastante frecuencia en la discusión de la situación en México desde hace cinco o seis años. Hoy creo que hay una respuesta negativa a ello”, dijo la funcionaria.
La versión de un “Estado fallido” ha sido utilizada en diversas ocasiones por congresistas empeñados en el reforzamiento de la seguridad fronteriza. Como ocurrió en marzo de 2011, cuando el republicano por Texas, Michael McCaul, pidió incluir a los cárteles mexicanos en la lista de organizaciones terroristas.
En aquel entonces, McCaul advirtió que “el fracaso de la guerra contra los cárteles de la droga” había colocado a México ante el riesgo de convertirse en un Estado fallido.
En una audiencia celebrada para pasar revista a las relaciones bilaterales, el subsecretario de Estado para Asuntos Internacionales sobre Narcóticos y Seguridad, William Brownfield, aseguró a su vez que, tras “una pausa” experimentada al inicio del Gobierno de Enrique Peña Nieto, su administración ha mantenido y ajustado los pilares de la cooperación bilateral en la lucha contra el crimen organizado.
“Hubo un periodo, lo que podría llamarse como el inicio de rodaje de una nueva administración, en el que se detuvo la comunicación, donde hicimos una revisión mutua, donde se determinó como seguiría funcionando la cooperación”, dijo Brownfield.
“Después de esto, el nuevo Gobierno ha mantenido los cuatro pilares básicos de nuestra cooperación y ha sido capaz de una operación tan exitosa como la captura de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, tal vez la más importante desde que Pablo Escobar fue capturado hace unos 20 años en Medellín”, enfatizó.