Por Gerardo Armenta Balderrama


+Catálogo de Personajes
+Ramón Quintana Leyva

Es impresionante el catálogo de personajes de la industria cinematográfica que Ramón Quintana Leyva tuvo oportunidad de conocer durante el largo tiempo que prestó servicios en el emblemático Hotel Los Tesoros de Álamos. La revelación la hizo él mismo en el curso de una entrevista con EL INFORMADOR DEL MAYO.
En esa charla, Quintana Leyva (un navojoense avecindado en la Ciudad de los Portales desde lejano tiempo) formuló el mejor reconocimiento de todos cuantos hayan podido hacerse sobre un lugar como Álamos. Al postular que en su saber y conocer, sólo a una persona no le ha gustado la colonial población, prácticamente estableció que en realidad Álamos le gusta a todo mundo, como habitualmente y de suyo es cierto.
Esa persona a que se alude tuvo que ser un tanto excepcional en cuanto a su percepción de lo que en general es normalmente la belleza. Tal percepción debió ser muy torcida, o muy en el estilo del personaje de la canción y película conocidas como "la mochila azul", quien no se divertía con nada, como graciosamente lo rubricó Quintana Leyva. Lo cierto es que a menudo, por costumbre inalterable, la visión generalizada sobre Álamos gusta y cautiva a propios y extraños.
Las pruebas al respecto son históricas y abundantes. Ramón describió algunas de las que al paso de los años tuvieron que ver con personalidades del mundo del cine y canto. Bing Crosby, por ejemplo, estuvo una vez en Álamos con la única y muy rápida intención de solamente comer. Crosby está considerado en EU, tras una carrera artística que llegó hasta los cincuenta, como uno de los actores musicales más populares de la historia. Se dice que fue una especie de ejemplo a imitar por intérpretes de la talla de Dean Martin, Perry Como y Frank Sinatra.
Uno de los Yanquis de Nueva York de siempre, como sin duda es Mickey Mantle, fue conocido también por Quintana Leyva. Varias fotos tomadas en la década de los sesenta así lo certifican. Mantle se hizo tan amigo del personal de Los Tesoros de Álamos que éstos le enviaban una bebida razonablemente espirituosa para que se refrescara. A propósito, bien puede decirse que a los Yanquis de hoy les caería de perlas tener en su alineación un bateador del nivel de Mantle, huérfanos como están de un cañonero que como el citado formó un tremendo uno-dos con Roger Maris en los gloriosos años sesenta de los entonces sí Bombarderos del Bronx.
El gran actor Charlton Heston (de inolvidables caracterizaciones fílmicas como las del profeta Moisés y el pintor Miguel Angel) estuvo sólo un día en Álamos. Quintana Leyva dijo en la entrevista que igualmente en el desempeño de su trabajo como gerente del Hotel Los Tesoros le tocó conocer a artistas mexicanos como Tony Aguilar, Rosa de Castilla, Roberto Cañedo y Emilio "El Indio" Fernández.
Con éste último tuvo la oportunidad de convivir por un mes, en tanto que le acompañó por Álamos y alrededores a la búsqueda de locaciones (lugares donde se filma) para posibles películas. Recuerda Ramón que al ver los ambientes naturales que recorrían, "El Indio" Fernández le confió una vez que Álamos era el set ideal. Con cara y facha de pocos amigos, este señor era precisamente todo lo contrario.
Así lo recordó Quintana, calificándolo como una "fina persona". Debió serlo, por más que siempre portaba un mochilita (como describió Ramón) en la que no sólo guardaba los cigarros "Delicados" que invariablemente fumó, sino también una que debió ser pavorosa pistola calibre 45, arma que seguramente no traía para espantarse las moscas. Una vez la utilizó pero con tan mala suerte que por esa acción debió pasar un tiempo en la cárcel.
El caso es que Ramón Quintana Levya salió una vez de Navojoa con destino a Álamos para ocupar una plaza de trabajo y desde entonces se quedó en la Ciudad de los Portales. No se arrepiente de esta decisión porque en Álamos hizo un feliz camino de vida. Este bienestar personal y familiar lo transmitió a lo largo de la conversación publicada por EL INFORMADOR DEL MAYO.