Acusa Mireles a elementos del crimen organizado

Por Marcos Muedano

EL UNIVERSAL

CD. DE MÉXICO.- José Manuel Mireles, uno de los fundadores de los grupos de autodefensa en Michoacán, afirmó que las Fuerzas Rurales Estatales que operan en algunos municipios de la Entidad son una “estupidez”, ya que entre los elementos hay integrantes del crimen organizado.

Aunque 24 horas antes reconoció las acciones que han realizado autoridades del Gobierno Federal en Michoacán, este jueves Mireles criticó la estrategia que realizan las autoridades al buscar controlar a las autodefensas.

“Es la peor estupidez del mundo, uniformar templarios de policías rurales, de defensas rurales darles más armas más cartuchos, pero les dio una Nissan del año, mientras los Templarios traen pura 4x4 blindada”, declaró el doctor.

Durante una plática con estudiantes de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, plantel Tezonco, reiteró que él no fue destituido de las autodefensas, porque nadie le dio esa responsabilidad.

“Vocero es alguien que se contrata. Los luchadores sociales no somos voceros de nadie, porque como líder nadie me puede quitar una posición que tampoco nadie me dio”, explicó el autodefensa.

Las Fuerzas Rurales Estatales fueron presentadas el pasado 10 mayo durante un evento encabezado por el comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, Alfredo Castillo.

En el evento que se realizó en el Municipio de Tepalcatepec, donde en febrero de 2013 inició el movimiento de estos grupos, Castillo pidió a las autodefensas, ahora policías bajo las órdenes del Estado, que no terminen siendo el mismo problema que llevó al surgimiento de personas armadas para combatir a “Los Caballeros Templarios”.

Aunque todavía no se ha creado una ley para regular las actividades de estos cuerpos de seguridad, por el momento ya son cinco municipios los que cuentan con estos cuerpos de defensa, integrados por autodefensas. Ellos son: Buenavista, Tepalcatepec, Coalcoman, La Huacana y Churumuco.

De acuerdo con declaraciones de líderes de estos grupos, se busca que todos los municipios donde operaba la delincuencia organizada sean vigilados por las Fuerzas Rurales Estatales.

Para ello, piden que se les dé capacitación, se les pague un salario, les den prestaciones establecidas en la ley y que se les entregue los instrumentos necesarios para poder realizar su trabajo.

Desde que el Gobierno Federal inició la estrategia para regresar la seguridad en la entidad, más de 30 cuerpos de seguridad municipal fueron relevados de sus cargos por presuntos vínculos con el crimen.