Banner

Por Édgar Hernández
AGENCIA REFORMA
TAPACHULA.- La frontera Sur enfrenta un rebrote de células de la Mara Salvatrucha.
Células de estas pandillas comenzaron a asentarse desde el año pasado en municipios de la frontera, Soconusco y costa de Chiapas.
Los Maras intentan retomar el control que tuvo hace una década de la principal ruta migratoria para la extorsión, secuestro, violación, homicidio y asalto de indocumentados, dijo el fiscal especial de Atención a Migrantes de la Procuraduría de Justicia de Chiapas, Alejandro Vila.
“Esto va completamente ligado a la reactivación del tren (“La Bestia”), hemos hecho un análisis y consideramos que los grupos de mareros pretenden establecerse para tener el control de las vías, lo que ha sido su espacio de cotos de poder”, expresó.
Dijo que se han registrado enfrentamientos entre las células por el control en los municipios de Mapastepec, Pijijiapan, Huixtla y Arriaga.
Autoridades identifican el establecimiento de células de Barrio 18 y MS-13 entre los municipios de Suchiate y Arriaga, ruta nuevamente de tránsito del ferrocarril “La Bestia”, usado por migrantes para llegar a la frontera Norte.
“La Bestia” suspendió operaciones tras los daños que el huracán “Stan” provocó, en 2005, a la red ferroviaria en casi 250 kilómetros.
El Consulado de Guatemala inició una campaña para alertar sobre los riesgos y presencia de este grupo que se infiltra entre los indocumentados.