Las exportaciones de crudo cayeron 5.8% en el mes de abril según datos del INEGI

Por Ernesto Sarabia

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- En abril pasado, las importaciones de productos petroleros superaron las exportaciones en 132 millones de dólares, con lo que se obtuvo el primer déficit en el sector en los últimos 64 meses.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), las importaciones sumaron 3 mil 866 millones de dólares, 17.1% más que en marzo, según cifras ajustadas por estacionalidad.

En tanto, las exportaciones llegaron a 3 mil 735 millones, un alza 1.2% contra el mismo mes.

Precisamente, el crecimiento más acelerado de las importaciones llevaron al desequilibrio de la balanza petrolera.

Tanto las compras de bienes de consumo al exterior en este sector, como los de uso intermedio, subieron en abril con solidez, con variaciones positivas de 33.0 y 8.4%, en cada caso.

Por el contrario, en el mismo mes las exportaciones de crudo cayeron 5.8%, también con datos ajustado -es decir, eliminando factores que por calendario afectan la medición-, su segundo revés mensual.

Para Alfredo Coutiño, director para América Latina Moody’s Analytics, la obsolescencia de la producción de crudo y de refinados está convirtiendo a México en un importador neto de este tipo de bienes.

Además, el poderío petrolero estadounidense, generado por la tecnología de fracturación hidráulica (fracking), está desplazando a productores como México de ese mercado.

Héctor Juan Villarreal, director general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), consideró que ante la caída de la producción y exportación de crudo mexicano, así como la baja de precios, ya se están buscando nuevos destinos.

Una buena parte del crudo mexicano ya no se puede enviar a EU, sin olvidar la revolución energética en el gigante de Norteamérica, dijo Villarreal.

José Felipe Ocampo, especialista en sector energético, aseguró que existen factores estructurales que están afectando a la balanza comercial de hidrocarburos.

La destrucción de la industria petroquímica impacta a la balanza comercial petrolera de México, además de la ausencia de construcción de refinerías.

Al no construirse este tipo de plantas difícilmente se puede satisfacer al mercado interno, por lo que se tiene que importar, comentó Ocampo.

A esto se suma que las refinerías operan a baja capacidad, en alrededor de 80%, agregó.

El déficit de la balanza comercial de abril se mantiene incluso si se calcula con datos originales.

Sumó en ese mes 51 millones de dólares y tampoco se registraba una cifra negativa desde diciembre de 2008, cuando fue de 201 millones, según los datos de INEGI.