Por Mar Zarrabal
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Los laboratorios clínicos y de diagnóstico toman cada día mayor ventaja del rezago en el sector público.
En 2006 se tenían registrados 891 establecimientos privados, para 2013 se listó a 3 mil 276 unidades, lo que representa un crecimiento de 268%, según datos del INEGI.
Estos establecimientos manejan descuentos de hasta 50% y costos de 200 pesos para pruebas de VIH hasta 3 mil 700 pesos para resonancias magnéticas.
Por ejemplo, en un sondeo se encontró que una prueba de glucosa, colesterol y triglicéridos cuestan 70, 90 y 80 pesos, respectivamente, en laboratorios como Jenner, Lapi, Chopo y Médico Polanco.
Todos con entrega máxima de tres días.
Se constató que el tiempo de espera para estas mismas pruebas en la seguridad social es de entre una semana y un mes en llegar a manos del afiliado.
“Hay que pasar a consulta, validar la ficha donde se pide el laboratorio, sacar cita, dependiendo el tipo de estudio que te vayas a hacer te los dan a los 15 días”, señaló un afiliado de la Unidad de Medicina Familiar 94 en la colonia San Juan de Aragón.
De acuerdo con Jorge Santos, director de Ventas Gobierno de Carestream, empresa especializada en dispositivos de rayos X, la transición a equipos y sistemas digitales agilizaría el servicio.
“El sector público está acostumbrado a lo análogo, hay muchas cabecillas en los hospitales y muchos son reacios al cambio”, dijo.
La Entidad Mexicana de Acreditación sólo tiene certificados a 46 laboratorios clínicos a nivel nacional, que aunque es una validación voluntaria, sí es referente dentro del mismo sector, señaló Gabriela Rojas, responsable de Laboratorios Clínicos de la asociación civil.