Promete Presidente abasto alimentario para 7.5 millones de mexicanos en pobreza extrema

Por Érika Hernández

AGENCIA REFORMA

GUACHOCHI.- El Gobierno federal elevará este año a 5.5 millones su meta de personas atendidas por la Cruzada contra el Hambre.

Esa cifra representa 73 por ciento de los 7.5 millones de mexicanos en pobreza extrema, a quienes el Presidente Enrique Peña Nieto promete abasto alimentario todos los días y mejorar su condición.

En esta comunidad de Chihuahua, considerada una de las más pobres de la región, el Mandatario arrancó el mes de la Cruzada, durante el cual se intensificarán acciones gubernamentales y, según se prometió, se transparentarán los recursos y los logros.

Tras varias horas de espera, el Presidente llegó ante miles de indígenas para darles una especie de informe sobre el plan, que en su primer año atendió a 3 millones de personas.

Por ejemplo, indicó, el presupuesto destinado por diversas dependencias al programa suma 346 mil millones de pesos.

“Más de 400 mil familias han sido incorporadas al programa de Oportunidades, aquel que decían que se habría de cancelar o que habría de disminuir su padrón, por el contrario, se ha incrementado, precisamente para apoyar a quienes más lo necesitan”, dijo en alusión a las acusaciones durante la campaña presidencial.

Eso, consideró, es muestra que el Gobierno tiene “ética política”, al procurar a los más necesitados y que no cuentan con capacidades propias para superar la adversidad.

Durante junio, dijo, el Gobierno hace un llamado a las autoridades locales ha mantener la coordinación para avanzar en la meta y a la sociedad para solidarizarse en el combate a la pobreza.

“En 2014, nos hemos propuesto pasar de 3 millones de familias o de mexicanos que hoy tienen alimentación, a más de 5.5 millones de personas beneficiadas, con lo cual nos estaremos acercando a la meta para atender a esos 7.5 millones de mexicanos”, resumió.

El Presidente informó que dentro de las reglas de operación de la Cruzada buscan que los beneficiarios se incorporen en la actividad productiva.

“Que realmente no sólo las mujeres y los hombres o adultos mayores reciban un apoyo, sino que sean parte del sector que esté trabajando, que encuentren en dónde desarrollar alguna actividad productiva que, además de asegurarles alimentación, les asegure ingresos para sus familias”, dijo.

Se eligió esta comunidad, en la que se han invertido 584 millones de pesos en vivienda, proyectos productivos, comedores, electrificación, pavimentación y demás programas, porque en la campaña presidencial, Peña Nieto prometió mejorar sus condiciones de pobreza extrema.

Visitó dos casas recién reconstruidas de adobe, con un costo de 35 mil pesos, y las cuales hace 26 meses eran de madera.

También visitó un comedor comunitario, donde no probó los alimentos argumentando falta de tiempo, pero aprovechó para tomarse fotografías con niños que participan en un taller de foto, con cámaras digitales prestadas por la Secretaría de Desarrollo Social.