Banner

Por Sonia del Valle
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- La organización Mexicanos Primero aseguró que la Secretaría de Educación Pública sólo tiene “curitas” para atender el problema de la violencia escolar.
“Los remedios de la SEP son curitas frente a una tragedia de proporciones mayores (como la violencia escolar)”, señaló David Calderón, director de Mexicanos Primero, en referencia a las 15 acciones que presentó la dependencia y firmó el viernes con el Consejo Nacional de Autoridades Educativas (CONAEDU).
“Es una respuesta claramente insuficiente y poco efectiva, pues se trata de recomendaciones que cualquiera puede hacer, cuando se espera una estrategia más sólida de una Secretaría de Estado”, expresó.
En una reunión de análisis sobre el informe “Los Invisibles. Los niños y niñas de 0 a 6 años” que dieron a conocer la semana pasada, dijo que cualquier política pública que busque atender el problema de la violencia escolar requiere recursos, programas, equipos técnicos y metas.
“No se debe ceder a la improvisación, se requiere establecer recursos, bases y metas observables, de lo contrario se trata de medidas populistas y engañables”, aseguró Calderón.
Por su lado, Lucrecia Santibáñez, directora de Proyectos Especiales, aseguró que la política de la SEP dirigida a atender la violencia escolar debe ser diferenciada por nivel educativo y comenzar desde preescolar.
Además, dijo que se carece de estudios y diagnósticos, pues de ellos dependerá la solución del problema.
Calderón aseguró que no se puede educar a una sociedad más sana y pacífica si los maestros no están involucrados y con nuevas legislaciones que criminalicen a los alumnos.
“El discurso es preocupante porque es adultocéntrico y pensar que haciendo más normas se va a resolver, es estar equivocados”, indicó.
Además, señaló que es falso que en las escuelas no se genere la violencia y sea sólo responsabilidad en las casas o familias.
“La escuela, en muchos sentidos, sigue pautas violentas, no sólo los maestros dejaron de usar castigos corporales hasta hace muy poco, sino que hay asperezas entre los maestros”, expresó.
La escuela, dijo, no está sólo para instruir, también es un laboratorio de socialización.
Al mismo tiempo, dijo, revela que el sistema educativo reprueba por no poder establecer un espacio de convivencia.