EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- Debido al proceso de declaración anual y a la espera de la devolución de una parte del pago de impuestos, proliferan las cuentas que buscan engañar al contribuyente. De acuerdo con Aristóteles Núñez, titular de Servicio de Administración Tributaria (SAT), en abril declararon 29 millones de ciudadanos, 80% de los cuales tiene saldo a favor.
En entrevista radiofónica con MVS, Núñez advirtió que hay tres tipos de acción de estos correos apócrifos.
El primer caso es el de los correos que, al momento que el ciudadano lo abre, ejecutan un archivo. También están aquellos en los que se anexa un formato y se pide llenar cierta información personal.
Por último, están los que tienen el “ánimo puro de desinformar a los contribuyentes de prácticas ilegales”, puntualizó Núñez a MVS.
¿Cómo se entera el SAT de los correos apócrifos?
Mediante un comunicado publicado en su portal web, el SAT informa de 39 cuentas apócrifas que “pretenden sorprenderte, ya que informan sobre supuestas irregularidades fiscales”.
Asimismo advierte que también se han detectado mensajes de direcciones electrónicas supuestamente bancarias, que hacen referencia a la situación del contribuyente ante el SAT.
Esta información la obtiene el SAT, de acuerdo con lo referido por Núñez, por denuncias de los mismos contribuyentes.
“En lo particular, recibí un correo de un líder de una asociación de contribuyentes”, señaló.
¿Cómo saber que es una cuenta falsa?
El SAT no pide que se descargue ningún tipo de software al ordenador del usuario.
“Todos los actos de autoridad que realiza el SAT deben estar fundados motivados y debidamente notificados con las formalidades legales que establece el Código Fiscal de la Federación”, dijo Núñez.
Asimismo, tampoco solicita ningún tipo de información personal, ni que se complete cuestionario alguno con tales datos.
Núñez comentó que “el ciudadano contribuyente, cuando requiere realizar un trámite ante el SAT, lo hace ante un solo portal. Tiene que autentificarse con su contraseña y su usuario o con su fiel, sino no puede hacer el trámite”, por lo que no se liga a algún sitio externo.
En todo caso, señaló Núñez, los correos que envía el SAT no “representan un acto de autoridad”, ya que se trata únicamente de exhortaciones sobre omisiones en las declaraciones de los ciudadanos. En caso de que se haga un requerimiento, un trabajador del SAT, debidamente identificado, lo hace llegar al deudor.