Aumentó la paraestatal la emisión de residuos peligrosos a la atmósfera

Por Claudia Guerrero, Claudia Salazar y Evelyn Cervantes

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- El desempeño ambiental de PEMEX no mejora.

De acuerdo con un informe entregado esta semana al Congreso por la paraestatal, en el primer trimestre de este año aumentaron sus emisiones contaminantes a la atmósfera, las descargas al agua, el volumen de hidrocarburos derramados y la generación de residuos peligrosos.

El reporte detalla que las emisiones de óxidos de azufre y bióxido de carbono se incrementaron 42.5 y 11.6 por ciento, respectivamente, respecto al primer trimestre de 2013, debido principalmente a quemas de gas en las zonas de producción Región Marina Noreste, Activos Cantarell y Ku-Maloob-Zaap.

En tanto, las descargas contaminantes al agua aumentaron 20.3 por ciento. El incremento se observó principalmente en la Terminal Marítima Dos Bocas y el Complejo Operativo de Rebombeo de la Región Marina Noreste.

PEMEX destaca que el número de fugas en sus ductos de transporte y recolección se redujeron 45 por ciento; sin embargo, el volumen de hidrocarburos derramados aumentó 464 por ciento, al pasar de 253 barriles en el primer trimestre de 2013 a mil 174, en el mismo periodo de este año.

En un solo incidente, registrado en el último segmento del oleoducto Nuevo Teapa-Salina Cruz, se derramaron mil 69 barriles de hidrocarburos.

La principal causa de las fugas es la corrosión interna de los ductos.

El informe de PEMEX indica que su inventario de residuos peligrosos se incrementó 7.9 por ciento en el periodo, para llegar a 34 mil 100 toneladas.

El 74 por ciento de los residuos, detalla, corresponde a actividades de refinación, y 92.7 por ciento son sosas gastadas.

Al primer trimestre de 2014, el pasivo ambiental de la paraestatal ascendía a mil 23 hectáreas contaminadas, 3 más que al cierre de 2013.

En su Informe Anual 2013, presentado en marzo pasado, PEMEX reconoce que sus emisiones de óxidos de azufre y bióxido de carbono se incrementaron ese año 16.5 y 2.3 por ciento, respectivamente, respecto a 2012, para llegar a 40 mil 100 y 3.3 millones de toneladas al mes, mientras que las descargas de contaminantes al agua aumentaron 24 por ciento.



Metas

Durante la firma del Convenio Marco de Colaboración entre PEMEX, la SEMARNAT y la PROFEPA, el pasado lunes, Carlos Murrieta, director corporativo de Operaciones de la paraestatal, indicó que la empresa tiene como meta reducir 35 por ciento sus emisiones de gases de efecto invernadero, y 37 por ciento la generación de residuos peligrosos, para 2019.

“El desempeño observado durante 2013, los retos actuales y los que nos plantea la transformación de la empresa nos obligan a redoblar nuestros esfuerzos para hacer de PEMEX una empresa cada vez más limpia, eficiente, segura y responsable”, indicó.