Octavio Chávez Peñúñuri

Cuarta parte

Conclusión

Nuestro País tiene un compromiso con el impulso de un desarrollo basado en la sustentabilidad. Es por ello, que se plasmó como un principio dentro del Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, el aseverar que los recursos naturales sigan proporcionando los servicios ambientales de los cuales depende el bienestar de los mexicanos. Asimismo, las reformas estructurales han ido en esta línea ofreciendo los mecanismos adecuados para un crecimiento verde.
Es importante resaltar que la participación de México en iniciativas internacionales como el GEF refuerza este compromiso y lo convierte en un ejemplo a seguir en el plano internacional, lo cual fue reconocido en la reciente Asamblea. El Gobierno Federal enfatiza su disposición de seguir participando y apoyando decididamente las acciones, que en favor del medio ambiente global y del bienestar de todos, se fijen en el marco del GEF, que es la mayor fuente de financiamiento público a proyectos de esta naturaleza y el medio más relevante para establecer convenios ambientales multilaterales.
Indicadores económicos de México
Las finanzas públicas (ingreso y gasto) mantienen evolución positiva
El pasado 30 de mayo de 2014 se dio a conocer que al mes de abril de 2014, el sector público registró un superávit de 12.5 miles de millones de pesos (mmp). Con ello, durante los primeros cuatro meses del presente año, el balance público fue de un déficit neto de -49.4 mmp, en tanto que sin incluir la inversión de PEMEX el balance fue de +73.3 mmp, resultados que son congruentes con las metas para estas variables que fueron aprobadas por el H. Congreso de la Unión para 2014.
En el cuatrimestre enero-abril de este año, los ingresos presupuestarios alcanzaron la cantidad de 1,309.5 mmp, la cual es 5.6% mayor en términos reales a la obtenida durante el mismo lapso de 2013, lo cual se debió principalmente al incremento de 13% real anual de los ingresos tributarios no petroleros, ante un aumento de 30.2% en la recaudación del IEPS, de 20.6% en la del IVA y de 17.1% en la del ISR. Dichos resultados muestran el efecto de la estructura tributaria que entró en vigor en enero pasado.
Por otra parte, en los primeros cuatro meses de 2014, el gasto neto presupuestario se ejerció con agilidad, al alcanzar un importe de 1,363.8 mmp, lo que representa un 11.6% real mayor a lo registrado el año previo. Al interior destaca el aumento real anual de 37.5% del gasto en inversión física y de 32.1% del gasto en subsidios, transferencias y aportaciones.
En lo que corresponde al gasto programable, se informa que se incrementó en 13.1% real anual en el citado lapso, donde es notable el incremento real anual del gasto en la Secretaría de Turismo (+128.8%), Comunicaciones y Transportes (+112.3%), CONACYT (+93.5%), SEMARNAT (+69.8%) y SEDATU (+58.2%).
Por otra parte, al 40 de abril de 2014 el saldo total de la deuda neta del sector público federal fue de 6,020.1 mmp (458.3 miles de mila externa. Con respecto al cierre de 2013, el saldo de la deuda interna del sector público disminuyó 77.7 mmp, en tanto que el de la deuda externa creció en 11.2 mmd.
Adicionalmente, queremos comentar que no todo es “miel sobre hojuelas”, ya que, por una parte, se nos informa que existe muy buena recaudación, pero en realidad, si comparamos las cifras que contiene el propio informe de la SHCP, se puede observar que al 30 de abril de 2013 existía un superávit de $17,638.3 mmp (Ingresos presupuestarios de $ 1,192,685.9 mmp, menos gasto neto pagado de $ 1,175,047.6 mmp.), mientras que en 2014 a la misma fecha, existe un déficit de - 54,347.7 mmp, lo que resulta de restar a los ingresos presupuestarios por $1,309,479.7 mmp, el monto del gasto neto pagado de $ 1,363,827.4 mmp, a lo que se le conoce como balance presupuestario.
Amigos lectores, saquen ustedes sus propias conclusiones y les preguntamos ¿vamos por el camino correcto como lo ha expresado reiteradamente el señor secretario de Hacienda?.