Staff
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Juan José Esparragoza Moreno, alias “El Azul” y uno de los principales líderes del Cártel de Sinaloa, habría muerto la tarde del sábado de un infarto, de acuerdo con información del semanario Río Doce.
Según fuentes policiacas extraoficiales y versiones de personas cercanas a la familia del narcotraficante, habría fallecido durante una convalecencia tras un accidente.
El sitio de su deceso no quedaba claro, pues unas versiones señalaban que se dio en el Distrito Federal y otras que en Guadalajara.
La versión señala que Esparragoza Moreno se accidentó hace dos semanas y salió lesionado de la columna vertebral.
“Se señala que Esparragoza Moreno quiso levantarse de su cama y que fue en ese momento que sufrió un infarto.
“La información del deceso se ha mantenido en completo hermetismo por familiares y amigos, pero trascendió que los restos del capo de Badiraguato ya fueron cremados y que sus cenizas serían trasladadas a Culiacán en los próximos días”, reportó ayer la publicación en su portal de Internet.
El Azul, originario de la comunidad de Huixiopa, Municipio de Badiraguato, nació el 3 de febrero de 1949 y se mantuvo durante más de 40 años en el mundo del narcotráfico.
Durante su participación en el Cártel de Sinaloa siempre mantuvo un bajo perfil y fue contemporáneo de Ernesto Fonseca Carrillo, don Neto, preso en un penal de mediana seguridad de Jalisco, y ya conocía el negocio de las drogas cuando se incorporaron a esta actividad Miguel Félix Gallardo y Rafael Caro Quintero.
Río Doce destaca que, durante un tiempo, El Azul fue considerado por el Buró Federal de Investigaciones (FBI) como el segundo criminal internacional más buscado en 2005, solamente detrás del terrorista Osama Bin Laden, aunque luego dejó de ser mencionado en los círculos policiacos de Estados Unidos.
Hasta hace unos meses volvió a ser blanco de las medidas financieras, policiacas y mediáticas de los Estados Unidos, pues boletinaron decenas de empresas y personas que supuestamente lavan dinero de su organización criminal.
La Drug Enforcement Administration (DEA) también ofrecía, desde hace años, 5 millones de dólares por su cabeza.