Banner

Por José Ángel Parra
y Óscar González
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- Convertido en el personaje más buscado por los pasajeros del crucero MSC Divina, el ex Mandatario mexicano Felipe Calderón se divierte como niño en el majestuoso buque. Tanto, que ha recorrido, junto con su hijo Luis Felipe, las áreas de diversión diseñadas para los paseantes.
Una de ellas es el simulador, donde ha podido tripular automóviles de Fórmula Uno, pues el ex Presidente es fanático de las carreras de autos veloces.
Los paseantes han visto a Calderón, incluso, ejercitarse en el equipado gimnasio.
Desde los primeros días su presencia no pasó desapercibida. El día del encuentro México-Camerún no faltó quien se tomó una “selfie” con él.
Abordo, Felipe Calderón se pasea como cualquier mortal que adquirió su paquete a través de la agencia oficial de la Federación Mexicana de Fútbol y de la FIFA, en el Mundial de Brasil 2014. Un viaje “todo incluido” (all inclusive), sin restricciones.
El muchacho, quien no se le despega, es tan sencillo que hasta se apresta como fotógrafo cada que algún grupo de amigos requiere retratarse con su papá, en algún área del barco, donde es sorprendido.
Esta vez se la ha pasado tomándole foto a su famoso papá con varios fans, durante el partido Colombia vs. Grecia, cerca de la zona de alberca, donde hay una pantalla gigante.
Ahí se hallaba Felipe Calderón y su hijo no dudaba ni un instante en retratarlo.
Calderón ha invertido en su propio viaje —que de acuerdo con los paquetes de dicha agencia, que involucra la ruta del Tri, nada más por cubrir los tres primeros juegos del Tri—, unos 30 mil dólares por persona, es acompañado, sin embargo, por un escolta, el cual sólo aparece cuando el ex Presidente de México está en tierra, lo que implicaría una inversión mayor.
No obstante, de acuerdo con fuentes de la agencia, hay quienes han invertido más. Para pronto podemos mencionar a un joven empresario de Cuernavaca. Él sólo ha disparado arriba de 90 mil dólares, aunque por un paquete mucho mayor.
Todo un hit para los amantes de los cruceros, que han decidido combinarlo al lado de los fanáticos del fútbol.