Staff
AGENCIA REFORMA
CULIACÁN.- Por más de dos décadas Ramón Gallardo Campista, alias “El Gato”, ha controlado la siembra y trasiego de marihuana en la Sierra del Sur del Estado de Sinaloa.
Todo este tiempo permaneció en silencio hasta que el lunes dejó en el Municipio de San Ignacio un reto para sus enemigos y autoridades de seguridad: 12 contrarios torturados y ejecutados a balazos.
Fuentes extraoficiales de la PGR y la Secretaría de Seguridad de Sinaloa, confirmaron que la ejecución de los 12 gavilleros fue ordenada por Gallardo Campista, para asestar un golpe al grupo delictivo rival comandado por su ex colaborador y amigo Librado Gamboa Ruelas.
Datos de peritos indican que la brutalidad con la que fueron torturados y asesinados los hombres, denota el mensaje de poder que el grupo de delincuentes quería dar a conocer.
La gavilla de “El Gato” ha operado en la zona Sur de la Entidad, sin que nadie lo haya podido detener y se le imputan decenas de masacres y asesinatos que han ocurrido en el sector.
La información indica que Gamboa Ruelas desertó del comando de sicarios de Campista para formar su propia célula delictiva entre el 2004 y 2006 y desde entonces se ha enfrentado con quien fue su mentor.
La gavilla de “El Gato” delinque en un sector que comprende de la Sierra de Durango y Sinaloa hasta el Valle de San Ignacio y Concordia.