Por Jesús Guerrero
AGENCIA REFORMA
CHILPANCINGO.- Habitantes de dos comunidades del Municipio de San Miguel Totolapan, que se desplazaron por la violencia e inseguridad pública, protestan afuera de Palacio de Gobierno para exigir que las autoridades les brinden apoyo.
Son familias de los pueblos serranos de El Barraso y Santa María Sur quienes el 7 de junio salieron de sus pueblos custodiados por el Ejército Mexicano y la Policía Federal.
Sin embargo, a nueve días de que emigraron, el Gobierno de Ángel Aguirre no les ha brindado un albergue o alimentación y están a la deriva.
El comisario municipal de las dos comunidades, Eduardo Naves Jaimes, afirmó que tuvieron que trasladarse a la capital del Estado para ver si las autoridades les hacen caso.
“Lo que queremos es un albergue o que nos paguen una renta, alimentación y que nuestros niños tengan clases”, refirió.
Indicó que las familias ya acordaron no regresar a sus pueblos porque temen sufrir una agresión de la delincuencia.
Victoriano Sánchez Carbajal, subsecretario de asuntos jurídicos y derechos humanos del Gobierno Estatal, le pidió a los manifestantes que integraran una comisión para que expongan sus demandas.
El funcionario estatal les aclaró que el Gobierno no otorga dinero en efectivo pero en lo que sí les puede ayudar es en buscarles un albergue donde tendrán alimentación.
Posteriormente se buscarán las condiciones para que pudieran retornar a sus lugares de origen y en caso de que decidieran no hacerlo, el Gobierno les buscaría un terreno para su reubicación.
Uno de los desplazados le respondió al funcionario que desde hace ocho días exigieron a la autoridad ese apoyo, pero hasta el momento no lo han recibido.
“Estamos viviendo de la caridad porque ni siquiera tenemos qué comer”, dijo una señora.
Entre los manifestantes hay mujeres, hombres, ancianos y niños.