Banner

Al menos dos de los menores presentaban signos de abuso sexual: PGJE

Por Jesús Lima

AGENCIA REFORMA

PUEBLA.- La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) rescató a 43 personas que estaban en la casa hogar Domingo Savio A. C.

Las autoridades también confirmaron que dos de 33 menores son víctimas de abuso sexual y señalaron como presuntos responsables a dos encargados del albergue ubicado en la Colonia 20 de Noviembre.

Enrique José Flota, fiscal general jurídico de los Derechos Humanos y Atención a Víctimas del Delito, informó en entrevista sobre la detención de tres personas encargadas del sitio.

“Las primeras investigaciones realizadas por la PGJ revelaron que dos de los menores que habitaban dicha casa hogar fueron abusados sexualmente, (por ello) estos menores y otro más, fueron canalizados al DIF estatal para el resguardo de su integridad física y emocional, aunado al hecho de que son originarios de Oaxaca, Tabasco y el Distrito Federal”, precisó.

Añadió que durante un operativo, realizado el 14 de junio, se cumplieron las órdenes de aprehensión contra Crispín García por corrupción de menores incapaces o personas que no pudieren resistir.

También fue detenido Javier Valencia por acusaciones de violación y ataques al pudor; y Tomás Armando Durán Martínez primero por el delito de resistencia de particulares, pero se amplió a violación, corrupción de menores y violencia familiar equiparada.

“Durán Martínez, quien fungía como director de la casa hogar, cuenta con orden de aprehensión en Yucatán por los delitos de corrupción de menores, abusos deshonestos y violación equiparada”, dijo el fiscal poblano.

Flota informó que además de rescatar a 33 menores de edad, se puso a salvo a 10 jóvenes, de entre 18 y 24 años, en su mayoría originarios de Tuxtepec Oaxaca, Distrito Federal y Puebla, quienes presuntamente eran víctimas de diversos tipo de violencia y otros ilícitos que no especificó.

Ahora, el Sistema Estatal DIF tiene la custodia provisional de los 30 menores, quienes se encuentran albergados en Casa de la Niñez Poblana y Casa del Adolescente, donde reciben valoración psicológica y médica.

Mientras tanto, los jóvenes fueron canalizados al Centro de Protección a Víctimas del Delito de la Procuraduría estatal.