Banner

Con FCH, la cifra más alta; van 10 en los últimos 18 meses: PGR

Por Silvia Otero

EL UNIVERSAL

CD. DE MÉXICO.- En México se rebasó la cifra del centenar de comunicadores asesinados desde 2000 hasta abril pasado. Son 102 homicidios registrados, según datos de la Procuraduría General de la República.

La incidencia convierte al País “en uno de los más peligrosos para ejercer esta profesión”, advierte Carlos Lauría, coordinador senior del Programa de las Américas del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ por sus siglas en inglés), quien lamenta además que es grave el nivel de impunidad con el que se cometen este tipo de delitos.

En este sexenio suman diez los crímenes contra periodistas, lo que marca una tendencia a la baja, al considerar que durante el foxismo hubo 21 casos y con Felipe Calderón (2006-2012) se disparó a 71.

A estas cifras se suma la desaparición de 22 periodistas desde 2005, aunque la lista de delitos cometidos en agravio de este sector y de los medios de comunicación es extensa, como dan cuenta las 541 averiguaciones previas que ha iniciado la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) de la PGR, desde su creación el 5 de julio de 2010.



Catálogo de delitos

Amenazas, abuso de autoridad, homicidio, tentativa de homicidio, privación ilegal de la libertad y secuestro, lesiones, robo, daño en propiedad ajena, intimidación, allanamiento de morada e intervención de comunicaciones privadas forman parte de un catálogo de 27 delitos denunciados e investigados en el fuero federal, revela el informe más reciente de la Feadle, con cuya copia cuenta El Universal.

Un escenario en el que los casos más graves, los homicidios y las desapariciones, se han registrado en 23 estados del País —prácticamente todo el territorio es un “foco rojo”—, aunque la mayor incidencia de estos crímenes se ha concentrado en Chihuahua, Veracruz, Tamaulipas, Guerrero y Sinaloa con 62 de los asesinatos (60.7% del total).

Destaca que del más de centenar de homicidios, la fiscalía indaga 45, y 12 de las desapariciones de periodistas. De hecho, a partir del 4 de mayo de 2013, cuando se reformó el artículo 73 la Constitución para facultar a la PGR a conocer delitos del fuero común cuando tengan relación con ilícitos cometidos contra periodistas o la libertad de expresión, la dependencia ha atraído 20 expedientes, tres por asesinato.

El reporte de la Feadle destaca que desde su creación en julio de 2010 hasta abril de este año, ha consignado ante juzgados 60 expedientes contra los presuntos responsables, lo que equivale sólo al 11% de las averiguaciones que ha iniciado. Hoy están pendientes de resolución 462 indagatorias en las que se incluye aquéllas que inició la fiscalía que existía antes en la PGR para atender estos ilícitos.



Un ciclo de impunidad

Carlos Lauría, uno de los expertos más reconocidos sobre la investigación de este fenómeno, alerta que en México hay una crisis de libertad de expresión que pone en riesgo a la democracia; en muchas regiones del País el CPJ ha documentado que, aunado a los homicidios y desapariciones, hay periodistas y medios que “enfrentan un clima de amenazas y de intimidación, donde hay temas vedados, en un contexto de violencia que hacen imposible informar sobre aspectos sensibles que atañen a la sociedad”.

“Este fenómeno no sólo tiene un cariz de violencia, está produciendo una grave crisis de libertad de expresión, se está atentando contra este derecho fundamental, y cuando esto ocurre en un País, tiende a desestabilizar el sistema democrático (…) cuando no hay una sociedad informada, hay una nación menos democrática”, indica.

El CPJ de 1992 a la fecha ha documentado 30 casos de asesinatos de periodistas mexicanos, como represalia por su ejercicio profesional; otros 41 están pendientes por confirmar si la muerte está ligada a su labor; mientras que de 2005 a la fecha ha contabilizado a 13 comunicadores desaparecidos.

Con estas cifras el diagnóstico coloca a México entre los más peligrosos, pero la estadística de la PGR revela que los crímenes aún son más de los que registran las organizaciones, pues de 2000 a la fecha la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) reporta 87 casos.

“Hay una gran desconfianza, existe una gran deuda de justicia y no hay garantías para el ejercicio del periodismo”, apunta.



Estados con mayor incidencia

La Feadle detalla que de los 20 estados donde los comunicadores han sido asesinados, la mayor incidencia está en Chihuahua con 16 víctimas; Veracruz, con 15; Tamaulipas, 13; Guerrero 11 y Sinaloa, 7.

En esta administración, de los diez periodistas ultimados dos fueron en Sinaloa, en Oaxaca, 2 y hubo un caso en Chihuahua, Coahuila, Estado de México, Puebla, Tamaulipas y Veracruz. Respecto a los 22 comunicadores desaparecidos, 19 fueron durante el calderonismo, y tres más en el primer año de este sexenio. Michoacán, Tamaulipas y Veracruz son estados con mayor incidencia, con cuatro casos cada uno.