Banner

México está decidido a posicionarse como un destino para la inversión, afirmó el Mandatario

Por Érika Hernández

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- México está decidido a mejorar sus condiciones internas y posicionarse como un destino para la inversión, el comercio y el turismo, ese fue el mensaje que el Presidente Enrique Peña Nieto pidió divulgar en el exterior a los cónsules honorarios.

En su segundo día reunidos en la Ciudad de México, los diplomáticos, entre ellos empresarios, académicos, artistas y ciudadanos que residen en el exterior desayunaron con el Primer Mandatario en Palacio Nacional.

Antes de entrar al Salón Tesorería, el Presidente saludó personalmente a cada uno de ellos en su oficina, para pedirles ser la voz e imagen de México.

Luego, en un pequeño mensaje, Peña les afirmó que México trabaja en tres tipos de reformas: las que fortalecen la economía, el régimen institucional y la ampliación de derechos.

Además, resumió su plan de infraestructura que involucra al sector carretero, energético, de puertos, aeropuertos y servicios.

También presumió un País donde el Gobierno Federal ha tenido el respaldo de las principales fuerzas políticas para la aprobación de legislación clave, sin mencionar los jaloneos en el Congreso para aterrizar las leyes secundarias.

“México se está preparando para ser un activo protagonista de la economía global, está decidido a mejorar sus condiciones internas y a posicionarse como un atractivo destino para las inversiones en comercio y turismo”, destacó.

“Compartan con el mundo que México es un País que hace frente a sus retos con determinación, que se está atreviendo a cambiar y que en esos cambios hay grandes oportunidades para crecer juntos”.

La imagen que deben llevarse, sostuvo, es la de una nación democrática, considerada como la segunda economía de América Latina, “gran” estabilidad macroeconómica, con una ubicación geográfica estratégica, con tratados de libre comercio con 45 naciones y un creciente liderazgo en manufacturas avanzadas de alta tecnología.

Desde hace 15 años, un Presidente no se reunía con Cónsules honorarios, por lo que, en su intento por mejorar la imagen del País en el mundo, la Cancillería logró traer a 102 de 160 promotores, quienes, afirmaron funcionarios, pagaron su boleto de avión y el Gobierno Federal erogó en su estancia.

“Con sus buenas relaciones, también contribuyen a elevar las inversiones, el comercio y el turismo, fomentando así el crecimiento económico y la calidad de vida de nuestra población. Valoro su labor por mostrar al mundo las fortalezas y oportunidades que esta nación ofrece”, apuntó.

Yoshikazu Morita, presidente de la Universidad de Kyoto y decano de los Cónsules honorarios, relató que su padre asumió ese cargo en 1971, y se lo heredó en 1977.

Desde entonces, dijo, se dedica a promover las fortalezas del País, por lo que calificó como histórica esta reunión.

“Les puedo decir que los cónsules honorarios representamos a las naciones del mundo. Haremos votos para el desarrollo económico de todas nuestras naciones, y nos comprometemos a fortalecer los intercambios culturales y estrechar los lazos amistosos que tenemos con México”, agregó.