Por Erika Hernández
AGENCIA REFORMA
LUVIANOS.- El Presidente Enrique Peña Nieto afirmó que el plan de combate a la delincuencia en Michoacán no se altera con la salida de Fausto Vallejo.
“Hoy (ayer) por la mañana recibí al gobernador del Estado de Michoacán, quien me participó la decisión que había tomado a la que le muestro total y absoluto respeto, de dar aviso al Congreso su decisión de pedir una licencia definitiva por problemas de salud”.
“Seguiremos trabajando en la misma ruta, esto de ninguna manera se altera o se modifica. Al contrario, tendrá algún ajuste la decisión que el Congreso tenga, pero el Gobierno sigue trabajando, se mantienen firme en el Estado de Michoacán”, sostuvo.
El Presidente inauguró un centro de operaciones en este Municipio colindante con Michoacán y Guerrero.
En entrevista, aseguró que al margen del procesamiento interno que el Congreso tome para definir al gobernador que deba terminar este periodo de la gestión, su papel es mantener coordinación con las autoridades estatales a cargo.
-¿Teme una crisis político-social por la decisión?, se le preguntó.
“Sólo estoy en este claro compromiso del Gobierno de la República, para apoyar al Estado de Michoacán ante lo que advertimos era un deterioro institucional, ya de varios años que lamentablemente había generado un espacio de anidamiento del crimen organizado y debilitamiento de las instituciones, particularmente de orden municipal en algunas partes y eventualmente en algunas áreas del Gobierno Estatal, por ello entramos en este frente y nos vamos a mantener”, insistió.
“Eso es algo que el Congreso debe resolver, pero dejo que sea el Congreso el que resuelva”, contestó Peña a la pregunta de si el comisionado Alfredo Castillo puede llegar a ser gobernador.