Banner

Por Antonio Baranda
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- El presidente nacional del PRI, César Camacho, defendió la gestión de Fausto Vallejo como gobernador de Michoacán, aunque reconoció que hay “asuntos delicados” en la Entidad, como el tema de la seguridad.
Tras participar en la primera sesión del “Parlamento Ciudadano”, Camacho pidió ver hacia adelante y construir, más allá de las cuentas partidarias, una cadena virtuosa donde los eslabones sean la justicia, la paz y el desarrollo.
“El Gobierno de Fausto Vallejo no depende sólo de Fausto Vallejo, hay muchas personas que han asumido responsabilidades y creo que es muy prematuro tener, dar una especie de veredicto final, fue un tiempo caracterizado por dificultades”, expresó.
“Más que ver para atrás tenemos que ver para adelante, con una actitud optimista, y en el caso del PRI () tiene que asumir la responsabilidad del tiempo por venir. Lo que nos importa es que Michoacán recobre la esperanza en que el futuro inmediato puede ser mejor”.
Camacho dijo que el retiro de Vallejo de la Gubernatura michoacana obliga a su partido a cerrar filas, ya que al haber elecciones estatales en 2015, el reto para el tricolor es no sólo institucional, sino también partidario y ciudadano.
Sobre la presunta reunión de uno de los hijos de Vallejo con el líder de Los Caballeros Templarios, Servando Gómez Martínez, “La Tuta”, el líder del PRI confió en que habrá una investigación exhaustiva y que se hará valer el Estado de Derecho.
“Hay autoridades competentes, la Procuraduría del Estado, la PGR eventualmente, y lo que esperamos es una investigación exhaustiva, sin que la condición personal de ninguno de los involucrados, sea un elemento que influya en el resultado de las mismas”, afirmó.
“En un Estado de Derecho, todos, empezando por quienes ejercen un cargo de autoridad, nos debemos someter a la ley y no debe haber excepciones”.