Staff
AGENCIA REFORMA
MATAMOROS.- El microempresario regio Arnoldo Cañamar y el desarrollador matamorense Fernando Lugo Nieto fueron secuestrados y asesinados en esta ciudad, a pesar que se pagó un rescate de 50 mil dólares.
El doble secuestro ocurrió el miércoles pasado y los cuerpos fueron hallados atados de manos y vendados de los ojos el sábado siguiente.
El hallazgo se realizó en un canal de aguas negras ubicado al oriente de Matamoros, revelaron ayer familiares de Lugo durante una manifestación ciudadana que denunció el crimen.
Aunque los manifestantes no dieron el nombre del nuevoleonés, fuentes oficiales en Tamaulipas y Nuevo León confirmaron que se trata de Cañamar, quien tenía su domicilio en el Municipio de Santa Catarina.
Los informantes señalaron que el microempresario, quien tenía un negocio de venta de aires acondicionados, y Lugo fueron secuestrados juntos cuando viajaban de la ciudad de Monterrey a Matamoros.
El motivo del viaje, explicaron, fue para cerrar un trato relacionado al negocio al que se dedicaban, pero no se ahondó más en el tema.
De acuerdo con fuentes allegadas a la familia, los secuestradores exigieron a la familia 50 mil dólares desde el miércoles que ocurrió el plagio, los pagaron, pero no devolvieron con vida a la víctima.
Hasta anoche, ninguna autoridad había informado sobre el caso, pero fuentes de la Agencia Estatal de Investigaciones de Nuevo León descartaron una indagatoria y recalcaron que la Procuraduría de Tamaulipas no había solicitado apoyo.
En Ciudad Victoria en la Procuraduría General de Justicia del Estado desde el sábado no hubo quien proporcionara información, y quienes contestaban decían que hasta hoy lunes podrían comunicar a los responsables del área.
En la manifestación de ayer, unos 300 ciudadanos acudieron a la Plaza Principal de Matamoros para demandar justicia por el asesinato de los empresarios.
Los asistentes acudieron vestidos de blanco, y la mayoría se dedica al ramo empresarial además de ser amigos de Fernando Lugo, un conocido desarrollador industrial de esta ciudad fronteriza.
El punto de reunión fue la plaza principal de Matamoros, luego el contingente se apostó frente al Palacio Municipal, donde desplegaron pancartas y se manifestaron de manera pacífica.
El grupo mostró una mampara de madera con el rostro de Fernando Lugo y la pregunta impresa “¿Y yo que te hice?” dirigida a los secuestradores.
Los ciudadanos demandaron justicia a las autoridades y frenar la ola de secuestros y extorsiones.