Banner

Por Diana Baptista
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Nelson Vargas recuerda que, hace 10 años, su ex esposa y sus tres hijos acudieron, vestidos de blanco, a la marcha en contra de la inseguridad. La describe como una marcha solemne, maravillosa por la solidaridad de la ciudadanía.
Casi tres años después de la marcha, su hija, Silvia Vargas, fue secuestrada y asesinada.
A finales de mayo se condenó a 52 años con 6 meses de prisión a Martín Enríquez Monroy, “El Chelas”, por participar en el plagio de la joven. Es el primer involucrado que recibe sentencia a nivel federal, tras 5 años de iniciado el proceso penal.
El empresario y ex director de la Comisión Nacional del Deporte (CONADE) se piensa como un ciudadano dispuesto a alzar la voz y a ayudar a otras víctimas de la violencia.
A 10 años de la marcha “Rescatemos México”, hace un llamado para que los ciudadanos no dejen de solidarizarse entre sí ni de exigir el fin de la delincuencia.
¿Cómo evalúa el trabajo de la autoridad durante estos últimos 10 años en contra de la inseguridad?
Después de esa manifestación de la sociedad, asesinan a mi hija. ¿Qué puedo creer yo del trabajo que se ha realizado, y más en ese sexenio tan dramático para mi persona y mi familia? Cuando se le declaró la guerra al crimen organizado, en 2006, jamás nos imaginamos que esa guerra, hasta la fecha, la íbamos a estar perdiendo.
Eso es lo más triste, que se entró a una guerra sin contar con las herramientas técnicas y claras para poder resolver los problemas. Nos rebasó la inteligencia de los delincuentes.