Por Doris Gómora
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- El Gobierno de Estados Unidos investiga a más de 2 mil policías, agentes de la Patrulla Fronteriza y funcionarios por vínculos con el crimen organizado, de acuerdo con información del Departamento de Seguridad Interna (DHS, por sus siglas en inglés).
Reportes de la dependencia establecen que se indagan más de 2 mil casos por recibir sobornos a cambio de protección, facilitar cruces, escoltar embarques, espiar a enemigos, ubicar a “soplones” e incluso traficar droga de los cárteles mexicanos, no sólo en la frontera con México sino en territorio estadounidense.
No obstante, entre 2005 y 2011 sólo 154 funcionarios estadounidenses bajo investigación por la Oficina de Inspección General del DHS resultaron sentenciados por actos de corrupción relacionados con narcotráfico, el delito que encabeza la lista de conductas inapropiadas, de acuerdo con un estudio del Centro de Periodismo de Investigación de Estados Unidos. Aduanas fue la agencia con el mayor número de casos, seguida de la Patrulla Fronteriza.
En septiembre de 2012 ante un juez federal en Texas, Rafael Cárdenas Vela, sobrino del ex líder del Cártel del Golfo Osiel Cárdenas Guillén, dijo que el narco mexicano infiltró las agencias estadounidenses. Afirmó que él personalmente entregó sobornos a personal de Aduanas y de la Patrulla Fronteriza, mientras sus socios pagaban a otros funcionarios. Los “gastos operativos”, refirió, eran de un millón de dólares al mes.