Por Guillermo Urías Ayala
LA VOZ DEL PUERTO
GUAYMAS.- La repatriación de unos dos millones de mexicanos ilegales durante el Gobierno de Barack Obama ha creado un gran problema para el Gobierno Mexicano, a pesar de los centros de atención donde se brinda hospedaje, atención médica y alimentación a quienes son regresados a su País, dio a conocer el licenciado Enrique Claussen Iberri.
El delegado del Instituto Nacional de Migración (INM) en Sonora, dijo que entre éstos, arriban a las fronteras de Sonora muchos niños, quienes se han expuesto a perder la vida en su cruce por el desierto a la Unión Americana.
En su mayoría, el esfuerzo lo hacen para llegar con sus familiares, sin saber los riesgos que corren, pero a la vez crean un enorme problema al Gobierno Mexicano.
Afortunadamente para Sonora, se cuenta con la valiosa colaboración del Grupo Beta, quienes auxilian a los inmigrantes en su retorno a México.
Claussen Iberri citó que al llegar a la frontera mexicana son atendidos y desde aquí se les contacta con sus familiares para regresar a sus lugares de origen.
También citó que han mantenido firmes los operativos de vigilancia sobre las carreteras, a fin de evitar que expongan su vida en su propósito de cruzar la línea y adentrarse a territorio norteamericano.
Se hace un gran esfuerzo, pero deja resultados satisfactorios, expuso el delegado del INM.