Banner

Por Diana Martínez
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Los muros de la Penitenciaría de Santa Martha Acatitla no le impidieron a Mariano Santoyo Hernández donarle un riñón a su hijo enfermo.
El hombre de 46 años de edad, originario de Sinaloa, ingresó hace 15 a prisión por secuestro, y recibió una sentencia de 27 años y 6 meses de cárcel.
En una visita que realizó el Santoyo Hernández se le acercó y le pidió apoyo para ayudar a su hijo de 25 años de edad.
“Me dijo que su hijo se estaba muriendo y que quería donarle un riñón; instruí entonces al director de Prevención y Reinserción Social, doctor Víctor Manuel Mora, a que se hiciera cargo de las gestiones.
“Desde entonces se habló con la familia y con diversas instituciones; por eso reconocemos la dedicación del doctor Mora para que se haya realizado el trasplante y hoy Mariano tenga una oportunidad de vivir mejor”, dijo Ruiz Ortega.
Desde hace 3 meses, el joven y su padre se sometieron a diversos estudios para verificar la viabilidad del trasplante.
El hijo del recluso llevaba dos años con diálisis y la funcionalidad de sus riñones era casi nula, por lo que su padre, al conocer el deterioro, decidió donarle el órgano.
Ambos ingresaron el miércoles al Hospital de Especialidades “Dr. Bernardo Sepúlveda Gutiérrez”, del Centro Médico Nacional Siglo XXI, del IMSS, para concretar el trasplante.
“Mi familia es mi punto débil”, respondió Santoyo Hernández al ser cuestionado sobre los motivos para donar el riñón a su hijo.
De acuerdo con los médicos, la operación fue exitosa, por lo que el interno sería trasladado a la Torre Médica de Tepepan para su recuperación, y después regresará a la Penitenciaría de Santa Martha Acatitla.
Santoyo Hernández dijo que decidió hacer la donación porque quiere a su hijo vivo.
“Yo no estoy diciendo que con esto me voy a ganar el cielo, lo hago por otras cosas, lo hago porque es mi hijo”, comentó el interno antes de ser llevado al hospital donde se realizó el trasplante.
Su hijo agradeció lo que hizo su padre por él.
“Significa mucho porque te das cuenta que la vida es corta”, dijo el joven a autoridades carcelarias.
Esta fue la primera vez que un interno dona un órgano, informó la institución carcelaria.

ASÍ LO DIJO
“Va a ir a la Torre Médica de Tepepan para su recuperación, para que tenga los cuidados adecuados y ya cuando esté dado de alta al 100 por ciento ya regresar a su centro que es la Penitenciaría”. Hazael Ruiz, subsecretario de Sistema Penitenciario.